Ficha Corrida

18/04/2013

A mim também “me gustam los estudiantes”

Filed under: Chile,Estudantes,Movimento Estudantil,Sebastián Piñera,Violeta Parra — Gilmar Crestani @ 8:00 am
Tags:

El Senado chileno destituye al ministro de Educación de Piñera

Harald Beyer es el tercer responsable del ramo que sale del Gobierno desde que explotó el conflicto estudiantil en 2011. La caída del funcionario es un triunfo de los estudiantes

Rocío Montes Santiago de Chile 18 ABR 2013 – 02:48 CET

El gobierno de derecha de Sebastián Piñera ha sufrido esta tarde una fuerte derrota en el Congreso chileno: después de dos extensas jornadas de juicio, los senadores del centroizquierda e independientes han aprobado una acusación constitucional contra el ministro de Educación, Harald Bayer, que ha quedado destituido de su cargo e inhabilitado para ejercer cargos públicos por cinco años.

El secretario de Estado es el tercer responsable de la cartera que sale del Ejecutivo desde que explotó el conflicto estudiantil en 2011. Los estudiantes, en julio de ese año, lograron botar a Joaquín Lavín. El reemplazante, Felipe Bulnes, alcanzó a estar seis meses en el cargo y en diciembre presentó su dimisión ante el Presidente. El exministro Beyer, que alcanzó a estar 16 meses al frente de Educación, debe dejar el Gobierno a menos a menos de un año de que finalice la administración de Piñera en marzo de 2014.

La legislación de Chile, que tiene un fuerte sistema presidencial, donde los ministros son de exclusiva confianza del gobernante, confiere al Parlamento la posibilidad de acusar a un secretario de Estado y destituirlo si vulnera la Constitución.

La oposición fundamentó la acusación contra Beyer en tres capítulos: infracción al principio de probidad, falta de control jerárquico y negativa a fiscalizar el lucro pese a las denuncias. De acuerdo a la ley, las instituciones que se dedican a la enseñanza no pueden ganar dinero con su labor, aunque durante 30 años las autoridades permitieron que la educación se transformara en un negocio rentable. Los acusadores le imputaron al ministro no haber actuado con prontitud en el caso de la Universidad del Mar, una institución privada que fue cerrada en diciembre de 2012 por diversas irregularidades.

El pasado 4 de abril, los diputados opositores y algunos independientes aprobaron el libelo en la Cámara por 58 votos contra 56, después de un fuerte lobby de los estudiantes. El Senado, que este martes y miércoles se ha constituido como jurado, aprobó el tercer capítulo por 20 sufragios a favor y 18 en contra.

La destitución del ministro representa un golpe bajo para Piñera y su coalición en plena campaña presidencial, donde su sector corre con desventaja frente a la expresidente Michelle Bachelet (de acuerdo a una encuesta de la Universidad diego Portales difundida este miércoles, obtendría un 43% si los comicios fueran este domingo). La salud política del Ejecutivo, a 11 meses de dejar el poder, parece estar en peligro: desde que la exdirectora de ONU Mujeres llegó a Chile, anunció su repostulación y comenzó su campaña los primeros días de abril, se ha transformado en el ombligo de la política chilena y ensombrece no sólo al Presidente sino que a todo el resto de postulantes a La Moneda.

La acusación contra Bayer ha mostrado a una oposición unida y capaz de cohesionarse frente al Gobierno como pocas veces desde que perdió el poder en marzo de 2010. Los principales ganadores con su salida, sin embargo, han sido los estudiantes: desde una zona de independencia de los partidos y de los postulantes a la presidencia, el jueves pasado mostraron su fuerza con 150.000 personas en las calles de Santiago, instalaron los problemas de la Educación pública en la agenda nacional y, con un fuerte lobby en el Congreso, lograron que los parlamentarios definan su posición respecto de la educación pública y votaran contra el ministro de Piñera.

En 2008, la titular de Educación de Bachelet, la democristiana Yasna Provoste, fue destituida por el Parlamento, acusada de negligencia por irregularidades. La ex mandataria, desde que inició su segunda campaña, ha evitado tomar una posición definida respecto de la situación de Beyer: “Espero que el Parlamento delibere pensando en Chile. El país deberá debatir si ciertas instancias que fueron pensadas para casos excepcionales, corresponde utilizarlas de la manera que se han usado históricamente o no”, señaló el martes.

El Senado chileno destituye al ministro de Educación de Piñera | Internacional | EL PAÍS

10/06/2012

Violeta (não) Parra de Estatuetas

Filed under: Violeta Parra — Gilmar Crestani @ 11:07 am

Violeta se fue a los cielos sigue cosechando galardones

Violeta Parra es nordestina

La película Violeta se fue a los cielos, dirigida por el chileno Andrés Wood, se alzó con tres premios Mucuripe: al Mejor Largometraje, Mejor Guión y Mejor Edición. El cine argentino también tuvo su reconocimiento: Luis Ziembrowski fue distinguido como Mejor Actor.

Por Oscar Ranzani

Desde Fortaleza

La gran ganadora del 22º Festival de Cine Iberoamericano de Ceará fue la película Violeta se fue a los cielos, dirigida por el chileno Andrés Wood, que se alzó con tres premios Mucuripe: al Mejor Largometraje, Mejor Guión (Eliseo Altunaga, Rodrigo Bazaes, Guillermo Calderón y Andrés Wood) y Mejor Edición. La biopic no convencional de Violeta Parra, figura esencial de la música popular chilena y latinoamericana, había sido la elegida para la ceremonia de apertura de la muestra cinematográfica cea-

rense y ya entonces se había podido percibir la aceptación que tuvo en el público nordestino. El jurado, integrado por Alberto Durant (Perú), Ana María Bahiana (Brasil), Alexis Grivas (Grecia), Irma Dulmers (Holanda) y Nelson Wainstein (Uruguay), tuvo la misma percepción que el público respecto del film de Wood. El galardón al guión también es otro mérito, dado que Violeta… no tiene una estructura lineal y no sigue un orden cronológico, sino que es un ejercicio textual complejo que refleja claramente el mundo interior de Violeta Parra: torturado, contradictorio, pero a la vez combativo y, por sobre todo, inmensamente creativo. Para cerrar una jornada inolvidable hubiera resultado justo el Mucuripe a Francisca Gavilán, la protagonista, pero el premio quedó para la brasileña Graziela Felix, por su labor en Rania, film que muestra las vivencias de una chica de Fortaleza cuyo sueño es llegar a ser una bailarina profesional, pero que debe moverse en un mundo complejo.

El cine argentino también tuvo su premio: el Mucuripe al Mejor Actor fue para Luis Ziembrowski, protagonista de Un amor, tercer largometraje de Paula Hernández (Herencia y Lluvia) que se estrenó en noviembre del año pasado en la Argentina. La actuación de Ziembrowski se complementa con las de Diego Peretti y Elena Roger. Sus tres personajes se encuentran casi azarosamente después de treinta años sin verse y salen a flote las pasiones experimentadas en la adolescencia. La película está narrada en dos tiempos: mientras se forma el triángulo amoroso durante la juventud de los personajes y en la etapa del reencuentro. El film de Hernández, al igual que el de Wood, fue muy bien recibido en el festival, de modo que volvieron a coincidir la aceptación de la gente con la evaluación del jurado. Representando a la película estuvo la productora Verónica Cura, ya que Hernández está por ser mamá. El de Ziembrowski es también un premio justo, pero es necesario resaltar que se nota en su interpretación la química que logró con Peretti y Roger, debido a que ninguno desentona sino que cada interpretación potencia a las demás.

Otro premio importante, el Mucuripe al Mejor Director, quedó en tierra brasileña: lo recibió Claudio Assis por Fiebre del ratón, cuyo título refiere a una expresión típica de la ciudad de Recife que se utiliza cuando alguien está fuera de control. En el film, el protagonista le da ese nombre a un diario que publica por su cuenta. Este largometraje también fue premiado por su música original. El galardón a la Mejor Fotografía fue para Bertsolari, documental vasco de Asier Altuna que refleja el mundo de los improvisadores de versos en euskera. El Mucuripe al Mejor Sonido fue para Fecha de caducidad, de la mexicana Kenya Márquez, mientras que la Mejor Dirección de Arte fue para el film En el nombre de la hija, de la ecuatoriana Tania Hermida.

Página/12 :: espectaculos

05/02/2012

Violeta Parra, o filme

Filed under: Violeta Parra — Gilmar Crestani @ 8:36 am

 

Última revancha de la folclorista revolucionaria

Hoy se cumplen 45 años del suicidio de Violeta Parra.

Un filme, premiado en Sundance, y un museo la recuerdan

Elsa Fernández-Santos Madrid4 FEB 2012 – 15:44 CET

Un fotograma de la película ‘Violeta se fue a los cielos’ de Andres Wood

Antropóloga musical, poeta, pintora, cantautora, bordadora, ceramista, mujer telúrica de fondo trágico y vida fértil, Violeta Parra (La Violeta Parra en su Chile natal) se pegó un tiro en la cabeza en su carpa de La Reina un día como hoy hace 45 años. Le faltaba poco para cumplir 50 años pero el fracaso económico de su utópico proyecto de comuna musical en el campo y el fiasco de su no menos utópico proyecto sentimental junto a sus hijos y un hombre suizo 16 años menor que ella dieron al traste con sus ganas de vivir.

En realidad, como casi siempre, la culpa de que apretara el gatillo no fue de nadie. Era una mujer enérgica y tozuda. Tanto como para cruzar Chile con la única compañía de su guitarra y un cuaderno con el empeño de no dejar morir un legado cultural que sin ella se hubiese perdido en los nichos de los pueblos más remotos. Una mujer infatigable que, sin embargo, y como escribió su hermano Nicanor Parra, último premio Cervantes, resultó ser “un corderillo disfrazado de lobo”.

Era una mujer de una genialidad absoluta

Andrés Wood

“Yo nunca le pedí cuentas”, recuerda su hijo Ángel, autor de Violeta se fue a los cielos. En esta novela, publicada en 2006, se basa el filme sobre la vida de la artista (interpretada por Francisca Gavilán), que ganó el pasado fin de semana el máximo galardón del festival de Sundance. “No hay rencor hacia ella. Mi madre fue una mujer revolucionaria, una mujer con mucho carácter. Alguien único que emprendió, junto con su hermano Nicanor, una cruzada que ha determinado el destino de la poesía y del canto popular chileno”.

Ángel Parra vive en París desde que la dictadura le condenó a la cárcel y al exilio. El hijo mayor de Violeta Parra (tuvo cuatro) colaboró con Andrés Wood, director del filme, y también trabaja en un futuro museo dedicado a la figura y la obra de su madre. “Era una mujer de una genialidad absoluta”, afirma Wood. “Por la profundidad de sus estudios y por la claridad que tuvo a la hora de reconocer la cultura popular de su pueblo”.

Para el director, la rica personalidad de Parra (hosca, irónica y vital) está hoy muy presente en las nuevas generaciones chilenas. “Representa una imagen muy fuerte para los nuevos movimientos estudiantiles. Por su irreverencia, su valentía y su incapacidad para permanecer callada. Hay una generación de cantautores muy jóvenes, como Manuel García, Chinoy o Francisca Valenzuela, para los que ella es una absoluta referencia”.

Pero la idea de la película, según Ángel Parra, nunca fue hacer “una biografía o un documental”. “Queríamos llevar al público una idea del espíritu de Violeta porque lo cierto es que casi cincuenta años después de la desaparición de un ser humano tan espectacular es difícil saber cómo era realmente. Los recuerdos, y más los de un niño, se moldean con el tiempo”.

No es fruto de la imaginación que a Violeta Parra le gustaba jugar a hacerse la muerta con sus hijos y sus amigos. Un viejo truco: jugar al drama para esconder el drama. “No era una madre común, qué duda cabe. Cuando estaba de gira, faltaba, pero luego llegaba siempre con bebida y comida para todos. Y no era sumisa, imponía su palabra frente a cualquier macho. Lo cierto es que siempre se hizo cargo de sus hijos y lo hizo sin ayuda de nadie. Nos decía: ‘Me voy a morir, me voy a morir’… hasta caer al suelo. Era su manera sencilla de contarnos que algún día se iría. Lo que no supimos interpretar fue el título de su último disco, Las últimas composiciones”.

Tenaz investigadora y artista insólita, Violeta Parra rescató el alma popular de Latinoamérica. Una gesta de la que todavía beben decenas de músicos, escritores y poetas, grandes poetas, como su hermano mayor Nicanor Parra, su hermano protector, quien siempre ha reconocido que el origen de su antipoesía está en los cantos que ella revivió. En una entrevista, el Premio Cervantes describía el brutal carisma de su hermana: “La Violeta opacaba a todos. Aparecía con su guitarra y simplemente todo el mundo lo que quería era a Violeta con su guitarra. ¡Y entonces los poetas pasaban a la historia!”

Última revancha de la folclorista revolucionaria | Cultura | EL PAÍS

05/09/2011

¡Que vivan los estudiantes!

Filed under: Chile,Violeta Parra — Gilmar Crestani @ 9:19 am

 

04/09/2011 | Victor Farinelli | Santiago

Nas telas e nas ruas, Chile redescobre Violeta Parra

Um filme, um memorial, milhares de vozes a reivindicar um Chile mais justo. No momento em que a mobilização de estudantes por educação pública e gratuita sacode o país, a vida e a obra de Violeta Parra (1917-1967) parecem mais atuais do que nunca. Com sua história retratada nas telas do cinema, é ao som de uma canção da compositora, artista plástica e folclorista chilena que os jovens abalam o governo do conservador de Sebastián Piñera. A música, ou hino, como preferirem, é Me gustam los Estudantes:

¡Que vivan los estudiantes!
Que rugen como los vientos
cuando les meten al oído
sotanas o regimientos
Pajarillos libertarios
igual que los elementos
Caramba y zamba la cosa
¡Vivan los experimentos

Os versos não são um ponto fora da curva na carreira de Violeta, considerada uma das fundadoras da música popular chilena. O conteúdo político das letras refletem uma militância que sempre fez parte de sua vida.

Violeta Parra nasceu na pequena cidade de San Carlos, na província de Ñuble, aos pés da Cordilheira dos Andes. Uma região sem flores, onde florescia, porém, o folclore indígena que ela levaria para todo o mundo. Cresceu num ambiente onde sua pele parda era comum, e a música, tão valiosa, estava entre as poucas coisas que abundavam.

ReproduçãoNaquele semideserto, descobriu desde a infância que estava destinada a uma vida de tormentos, "drástica como ela sempre gostou de ser", diria seu filho Ángel Parra. Ele é o autor do livro Violeta se fue a los Cielos, que serviu de base para a cinebiografia homônima dirigida por Andrés Wood (o mesmo de Machuca). O filme estreou no último dia 11 de agosto.

Seu pai, Nicanor Parra, um professor que também era entusiasmado violeiro, ditava o ritmo das festas na vizinhança, onde a cueca, baile típico das regiões rurais chilenas, era a melodia que mantinha hipnotizados os olhos da pequena Violeta sobre os acordes, que depois ela reproduziria sem maiores ensinamentos. Aos doze, a pareceria de Violeta com sua viola renderia suas primeiras composições.

Perdeu o pai antes dos dezessete –idade para a qual diria querer voltar no futuro, em uma de suas mais célebres canções. A família então se mudou para Santiago, e quando o trabalho de costureira da mãe, Clarisa Sandoval, já não podia sustentar as necessidades dela e dos cinco irmãos, estes fizeram da música sua fonte de renda alternativa. Nos Anos 40, acompanhadas por Lalo Parra no violão, Violeta e sua irmã Hilda constituíram o duo Las Hermanas Parra, requisitadas e reconhecidas em festas regionais e rádios de música popular. Foi o seu primeiro contato com o sucesso.

O segundo chegaria somente após dois casamentos, que lhe renderam os dois primeiros filhos. Seus primeiros discos como solista trouxeram reconhecimento internacional. Violeta Parra foi a primeira artista chilena a conquistar o velho continente.

www.violetaparra.cl

Mas suas viagens ao norte sempre mesclavam satisfações com tragédias. Em 1954, na França, descobre que a filha Rosita Clara, de poucos meses de vida, deixada aos cuidados do marido, havia morrido por um incidente caseiro. Voltou ao país após dois anos de autoexílio, que não lhe serviram para superar a dor.
De volta ao Chile, encontra motivação na busca por tesouros escondidos da cultura do seu país, jornada que contou com a companhia do filho Ángel. "Minha mãe tinha uma capacidade especial de absorver e reproduzir a cultura do povo e para o povo, sempre defendeu essa identidade e os valores como a justiça social", recorda Ángel.
O folclore e as artes plásticas

Nos Anos 50, a artista mergulhou no folclore trasandino. Jamais um artista havia dito tanto sobre o Chile e suas características mais importantes. Foi nesse período que Violeta, dona de uma personalidade complexa, se dedicou mais intensamente às artes plásticas, traduzindo essa experiência numa obra ainda mais grandiosa. Sem abandonar os acordes de sua viola, ela começou a dar mais atenção a suas obras em bordado e em óleo, muitas das quais foram internacionalmente reconhecidas.

www.violetaparra.cl

CONTRA LA GUERRA:Uma das principais obras de Violeta Parra em bordado, exposta no Museu do Louvre, em 1964
Sua obra como artista plástica também revelou sua simpatia aos ideais comunistas e seu peculiar senso de humor. Em uma das mais pitorescas cenas do filme de Wood, Violeta é entrevistada em um programa de televisão argentino cujo apresentador pergunta a ela sobre sua militância, e ela respondeu: "não sou comunista… ou talvez seja tão comunista que se corto minhas veias jorrará sangue vermelho". O entrevistador comentou, curioso, que se ele cortasse suas veias também jorraria sangue vermelho, ao que ela reagiu estendendo a mão e dizendo: "então, é um prazer estar contigo, camarada!".
Tão complexa era Violeta que a atriz que a viveu no cinema, Francisca Gavilán, admiradora de sua obra desde a juventude, confessa que não conseguiu incorporar tudo o que representa sua figura. “Tentei ser a Violeta que reflete o que somos por dentro, o mais humano e o mais natural da sua personalidade. Havia muita luz em sua cabeça”, disse.

Reprodução/Wood Producciones

A atriz Francisca Gavillán, que viveu Violeta Parra no cinema

O casamento e a morte trágica

Seu coração, por outro lado, nunca havia encontrado nos homens o mesmo amor que ela tinha pela música e pelo estilo de vida de sua gente, até conhecer, em 1960, o antropólogo suiço Gilbert Favre, a mais intensa e tortuosa paixão de sua vida. Com Favre, Violeta Parra viaja novamente à Paris, onde, em 1964, expõe no Museu do Louvre algumas de suas mais importantes obras, como a Velório de Angelito e Contra la Guerra. Junto com o sucesso da exposição, surgiram as primeiras turbulências do casal, que levam Violeta a voltar ao Chile, sozinha, no ano seguinte.
Novamente, o retorno marca um reencontro com a cultura do seu país, desta vez mais voltado à música. O período na França também coincidiu com os primeiros sucessos individuais de seus filhos Ángel e Isabel, e foi junto a eles e a um namorado de sua filha (o jovem Victor Jara), entre outros, que Violeta Parra se faz protagonista do movimento Nueva Canción Chilena, que coincide com sua fase mais filosófica. É nesse período quando compõe as duas canções mais reconhecidas de seu vasto repertório: a regozijante Gracias a la Vida e a nostálgica Volver a los Diecisiete.

Ainda em 1965, instala no bairro de La Reina, zona leste de Santiago, seu Centro de Cultura Folclórica, uma arena que viveu primeiros meses de glória, mesmo estando afastada do centro da cidade. Sucesso que não resistiria aos tormentos que traria a visita de Gilbert Favre, quando este foi se apresentar na arena com o grupo boliviano Los Jairas, do qual fazia parte. Após a partida de Favre à Bolívia, Violeta decide segui-lo e o encontra casado.
Sofreu naquele instante o seu pior golpe, encontrou seu beco sem saída. Numa tarde de fevereiro de 1967, se matou com uma bala – o mesmo desenlace que escolheria um presidente chileno, seis anos depois, diante de outro tipo de golpe.
Sua influência sobre a cultura chilena, entretanto, não terminaria ali. Ainda hoje, mesmo depois de anos tão terríveis em seu país, e com a influência estrangeira cada vez mais presente, o folclore transandino ainda tem nela seu símbolo indissociável: aquela que pintava e bordava, literalmente, as coisas mais belas sobre seu país; e também aquela que cantava a la chillaneja, a que cantava sobre as diferenças.

Diferenças que seu país até hoje trata de resolver. Bastaria dizer que os conflitos mais complexos do Chile atual reivindicam algumas de suas canções mais antigas, agregando a elas atualidade. Além do já citado movimento dos estudantes, a opressão sofrida pelos mapuches no sul do país, problema que Violeta sentiu em sua pele de índia, nunca deixou de ser terrível, como descrito na canção Arauco Tiene una Pena.1

O memorial

Além da cinebiografia, o Chile também reencontrará Violeta Parra em formas mais concretas. Em março de 2012, será inaugurado o Memorial Violeta Parra, no edifício conhecido como La Jardinera, apelido retirado de uma de suas canções autobiográficas. O projeto, desenhado pelo arquiteto Cristián Undurraga, construído próximo à esquina das avenidas Vicuña Mackenna e Libertador Bernardo O’Higgins, no coração de Santiago, envolve a Fundação Violeta Parra e o Ministério da Cultura do Chile, e servirá como exposição permanente e definitiva de suas principais obras.

http://operamundi.uol.com.br/conteudo/perfil/NAS+TELAS+E+NAS+RUAS+CHILE+REDESCOBRE+VIOLETA+PARRA_202.shtml

15/08/2011

NO me gustan los estudiantes

Filed under: Sebastián Piñera,Violeta Parra — Gilmar Crestani @ 8:23 am
Tags:

Ao contrário de Violeta Parra, à Sebastián Piñera nos le gusta los estudiantes. Claro, assim como Roberto Marinho preferia estar abraçado à João Figueiredo ou qualquer outro ditador, Piñera, o dono da mídia chilena também preferia Pinochet ao invés dos estudiantes.

Me gustan los estudiantes

(Violeta Parra)

Que vivan los estudiantes,
jardín de las alegrías.
Son aves que no se asustan
de animal ni policía,
y no le asustan las balas
ni el ladrar de la jauría.
Caramba y zamba la cosa,
que viva la astronomía.

Que vivan los estudiantes
que rugen como los vientos
cuando les meten al oído
sotanas o regimientos,
pajarillos libertarios
igual que los elementos.
Caramba y zamba la cosa,
que vivan los experimentos.

Rechazo de los universitarios

Mientras la Confederación de Estudiantes de Chile hacía pública su decisión de mantener el paro y la movilización, el gobierno de Piñera anunciaba que enviará proyectos para endurecer las penas a los que se manifiesten.

La Confederación de Estudiantes de Chile (Confech) descartó su participación en una mesa de diálogo en el Congreso para avanzar en sus demandas de educación pública, gratuita y de calidad. Y mantuvo la convocatoria a paro nacional para el jueves. “No nos sirve aceptar una mesa tripartita cuando el Ejecutivo no ha mostrado un respaldo ante las demandas que son más fundamentales de este movimiento”, señaló a la prensa la dirigente estudiantil Camila Vallejo, a la salida de una asamblea de la organización en Concepción, a 500 kilómetros al sur de Santiago.

Días atrás, los presidentes de la Cámara de Diputados y el Senado invitaron a los estudiantes a una mesa de diálogo con parlamentarios y el gobierno, para destrabar el conflicto estudiantil que lleva tres meses y que involucra tanto a universitarios como a secundarios. Los estudiantes mayores alegaron la falta de “pronunciamiento” del gobierno de Sebastián Piñera ante sus peticiones, lo que a su juicio no les da “garantías” de que el intercambio sea viable en el Parlamento.

En tanto, los alumnos de secundaria seguían analizando su eventual participación en la mesa de diálogo en una asamblea en Copiapó, a 800 kilómetros al norte de Santiago.

El gobierno de derecha llama a dialogar, y paralelamente pretende ingresar al Parlamento los dos primeros proyectos de ley con los que –afirma– se ha dado respuesta a las demandas estudiantiles. Uno de ellos busca refinanciar los créditos morosos de unos 110.000 estudiantes, mientras que el otro pretende rebajar de 5,3 a 4 por ciento los intereses que cobran bancos privados para créditos estudiantiles con el aval del Estado. Pero además, el gobierno de Piñera anunció un proyecto para prohibir la presencia de personas que se cubran el rostro en las manifestaciones. El ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, anunció la iniciativa de modificar el decreto 1086, que regula las movilizaciones, y otro plan para aumentar las penas por desórdenes en la vía pública, al incrementar la condena de 341 días a tres años.

Los estudiantes chilenos piden al Ejecutivo que asegure el derecho a la educación pública, gratuita y de calidad a nivel constitucional, que retorne la gestión de las escuelas de las municipalidades al Estado y que se prohíba el lucro de las universidades privadas, cuyos alumnos proceden mayoritariamente de sectores vulnerables y deben endeudarse muchos años para poder estudiar. La Confech ayer reiteró su llamado a paro nacional para el próximo jueves, en una nueva marcha que deberá ser autorizada por el gobierno en los próximos días.

Página/12 :: El mundo :: Rechazo de los universitarios

Crie um website ou blog gratuito no WordPress.com.

%d blogueiros gostam disto: