Ficha Corrida

13/10/2013

O que o Papa põe em dúvida?

Filed under: Igreja Católica,Los Kikos,Opus Dei,Papa Francisco,Roubo de bebês — Gilmar Crestani @ 11:46 am
Tags: ,

O Papa não pôs em dúvida o apoio da Igreja ao franquismo. Só ficou em dúvida se pediria ou não perdão por isso. Aliás, a Igreja esteve ao lado do franquismo assim como de todas as ditaduras latino-americanas. Não é mero acaso que a linha ultraconservadora da Igreja Católica, e uma das mais ricas financeiramente falando, tem seu berço na Espanha. A Opus Dei só perde em conservadorismo à Los Kikos. No Brasil, a Opus Dei comando o Estado de São Paulo, e tem em José Serra, por seu obscurantismo religioso e político, o candidato ideal. A verdade é que, se não existir Inferno, muitos próceres da Igreja Católica deixarão de penar pelos crimes que cometeram em vida.

El Papa elude pedir perdón a las víctimas por el apoyo de la Iglesia al franquismo

Más de 25.000 asistentes participan en la ceremonia de entronización de los asesinados

El Pontífice pide a los fieles ser de “cristianos con obras y no de palabras”

El papa Francisco ha llamado a ser “cristianos con obras y no de palabras” y ha elogiado la vida de los mártires por ser “discípulos” que han aprendido “bien el sentido de amar hasta el extremo que llevó a Jesús a la cruz”. El Papa ha realizado estas declaraciones en un mensaje de tres minutos grabado con antelación y con el que ha dado comienzo a la ceremonia de beatificación de 522 mártires “de la persecución religiosa del siglo XX en España”, como lo denomina la Iglesia católica. En ella, ha eludido pedir perdón a las víctimas del franquismo por el apoyo de la Iglesia a la dictadura, como le había solicitado en una carta la Comisión de la Verdad, que reúne a unas 100 asociaciones de memoria histórica. Sectores de la sociedad civil como la Coordinadora por lo Laico y la Dignidad, y entidades cristianas de base habían pedido también a las autoridades eclesiásticas que el Papa aprovechara la celebración para pedir “perdón” por el apoyo de la Iglesia al golpe de Estado de 1936 contra a la República y por la complicidad con la dictadura franquista. Pero el Papa no ha realizado en su discurso ni una sola alusión a estas peticiones.

“Me uno de corazón a todos los participantes en la celebración, que tiene lugar en Tarragona, en la que un gran número de pastores, personas consagradas y fieles laicos son proclamamos beatos mártires”, ha afirmado el Papa entre aplausos de los más de 25.000 asistentes al acto, procedentes de toda España. “Imploremos la intercesión de los mártires para ser cristianos concretos, cristianos con obras y no de palabras; para no ser cristianos barnizados de cristianismo pero sin sustancia, ellos no eran barnizados, eran cristianos hasta el final”, ha añadido el Pontífice en alusión a los nuevos beatos.

El Papa no ha realizado en su discurso ni una sola alusión al golpe de estado de 1936 ni a la complicidad franquista, como pidieron diversas entidades cristianas

El acto ha sido organizado por la Conferencia Episcopal Española (CEE) y el Arzobispado de Tarragona. En esta ocasión, los elevados a los altares están agrupados en 33 causas. La más numerosa es la de Tarragona, con 147 mártires, entre ellos el obispo auxiliar Manuel Borrás, y 66 sacerdotes diocesanos. Este ha sido el motivo para elegir la ciudad de la celebración, explicó el arzobispo de la demarcación, Jaume Pujol Balsells. El acto, multitudinario, suscita recelo incluso en el seno de la Iglesia católica, entre los cristianos de base. El motivo es que la gran mayoría de los nuevos beatos, 520, fallecieron tras el estallido de la Guerra Civil y solo dos religiosos Paúles de León y Teruel murieron antes, el 13 de octubre de 1934. Aún con estos datos, la Conferencia Espiscopal huye del término “mártires de la Guerra Civil” porque, argumenta, “no fueron combatientes, ni estaban con las armas en la mano. Murieron por no renegar de su fe”, según el secretario y portavoz del episcopado, Juan Antonio Martínez Camino. Fuentes de la CEE justifican que la elección de la fecha y la ubicación ha sido “casual”, frente a las críticas que alertaban de una posible “exaltación españolista”.

Más de 25.000 personas han ido inundado desde las 7 de la mañana la antigua Universidad Laboral, fundada por el franquismo, y que estaba rodeada de grandes medidas de seguridad. La ciudad se ha paralizado: solo las matrículas de vehículos inscritos de antemano y debidamente acreditados podían acceder a la zona, lo que ha provocado grandes congestiones de tráfico. Los vehículos particulares, tenían vetada la entrada, y el Ayuntamiento ha fletado dos líneas de autobuses para desplazar a los invitados. Prueba de las restricciones es que los autobuses destinados a periodistas han partido con una hora de retraso al haberse estraviado el censo de la matrícula en los controles.

No se permite la entrada de banderas ni pancartas, aunque algunos asistentes han burlado la seguridad llevando camisetas con la bandera española estampada

Decenas de asistentes a la misa han aprovechado los momentos previos para confesarse en improvisadas sillas, al aire libre y a casi a centímetros de los demás congregados. Entre los asistentes figuran familiares y religiosos de las órdenes de los beatos, como las 300 Siervas de María de España y América Latina desplazadas a Tarragona. De esta congregación se beatifican cuatro religiosas y matizan que “solo es un acto religioso”. Unos sentados en la hierba, otros acomodados en sus sillas y algunos que aprovechan para confesarse en un cara con el sacerdote en medio de la avenida. De Menorca han llegado más de 100 personas, una treintena corresponde a la familia de Juan Huguet, uno de los mártires. Llevan una fotografía con un sospechoso lema: “Viva Cristo Rey”, que son las tres últimas palabras que dijo él un segundo antes de que le mataran al negarse a escupir a un crucifijo, han explicado sus familiares. Han venido dos de sus hermanos, hijos, sobrinos. “¿Resentimiento? Al contrario, en casa siempre hemos vivido el perdón”, explica Juan Huguet, uno de sus sobrinos, de 59 años. “Lo mató el brigada Marqués que había tomado la isla. Lo mararon en la cárcel, pero se convirtió y escribió una carta espectacular de arrepentimiento”, ha continuado narrando.

Algunos de los asistentes han contestado a las críticas que califican el acto de “político”. “No tiene nada que ver una cosa es un enfrentamiento civil y otra una persecución sistemática de liquidación. Igual que no tiene nada que ver la Guerra Mundial con el Holocausto”, ha concluido Huguet. Entre los invitados figura el presidente de la Generalitat, Artur Mas, el del Congreso de los Diputados, Jesús Posada, el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, el ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, y el inspector general del Ejército, Ricardo Álvarez-Espejo.

En la ceremonia no se permite la entrada de banderas ni pancartas, aunque algunos asistentes han burlado la seguridad llevando camisetas con la bandera española estampada. Los cuerpos policiales han desplegado un gran dispositivo de seguridad ante la posible presencia de grupos ultraderechistas.

El Papa elude pedir perdón a las víctimas por el apoyo de la Iglesia al franquismo | Cataluña | EL PAÍS

24/03/2013

A igreja argentina deu as costas, a bunda e hóstias à ditadura

De tanto dar, a igreja argentina também ganhou. Um papado. Simples assim!

E tudo fica pior se, no fim, não existir inferno. Significaria que estas pessoas que usam o nome de Cristo para cometer barbaridades contra a humanidade ficariam eternamente impunes. Quem vai julgar a Opus Dei e sua relação especial com Franco, na Espanha, e com ditadores e golpistas em qualquer outro lugar no mundo onde existam? O anjo Lúcifer?

La Iglesia argentina dio la espalda a la mayoría de los crímenes de la dictadura

Bergoglio pidió perdón en 2000 por no "haber hecho lo suficiente" entre 1976 y 1983

Francisco Peregil Buenos Aires 23 MAR 2013 – 19:50 CET138

El dictador Jorge Videla toma la comunión. / REUTERS

Las aguas del río de la Plata bajaban manchadas con la sangre de los secuestrados que arrojaban desde los aviones militares y la mayoría de los jerarcas de la Iglesia católica argentina parecían dormidos. La siesta se prolongó desde 1976 hasta 1983, los años de la dictadura. Luis Zamora, que ahora ejerce como político opositor al Gobierno de Cristina Fernández, era entonces un abogado de 28 años. “Yo iba los jueves a la plaza de Mayo para manifestarme junto a las madres de los desaparecidos. No me olvidaré jamás de aquel día de 1979 en que nos reprimió la policía de la dictadura. Que te persiguiera esa policía significaba que podías desaparecer para siempre. Salimos corriendo hacia la catedral, que está en la misma plaza. Y cuando nos estábamos acercando cerraron la puerta. Eran las madres de los desaparecidos y les cerraron las puertas. Tuvimos que refugiarnos en el subte [el metro]. Aquello me pareció un símbolo muy directo de la complicidad entre la Iglesia y la dictadura”.

“A las pocas semanas del golpe militar más de 60 obispos de todo el país se reunieron para evaluar la situación”, explica Luis Zamora. “Todos convinieron en que en sus obispados había secuestros, desapariciones, despidos por actividades gremiales… Hubo una discusión sobre si se pronunciaban o no. Por unos 40 votos contra 20 optaron por no pronunciarse públicamente y afrontar el problema con gestiones reservadas. Eso significó avalar públicamente la dictadura y tener una carta en el futuro que les permitiera decir: ‘Hicimos cuestionamientos privados o gestiones orales’. Pero a la población le transmitían que ellos apoyaban la dictadura. En todos los actos públicos, en las fiestas patrias… siempre había un obispo o un cardenal al lado de los dictadores. La Iglesia católica bendijo el golpe”.

El entonces cardenal Jorge Mario Bergoglio llegó a pedir perdón en nombre de la Iglesia en el año 2000 por no “haber hecho lo suficiente”. Lo que se comenzó a cuestionar muy pronto es si, además de no hacer lo suficiente, la Iglesia hizo demasiado. O sea, si fue cómplice necesaria en la comisión de ciertos crímenes. El director del diario Página 12, Horacio Verbitsky, sostiene que Bergoglio colaboró en la detención de los jesuitas Francisco Jalics y Orlando Yorio, secuestrados durante seis meses en 1976. Yorio murió en 2000, pero su hermana Graciela, de 67 años, señaló que Bergoglio mantuvo el doble juego: “Preocuparse [por el destino de los dos jesuitas] y por detrás hacer todas las maniobras necesarias para que los secuestraran”. Tras conocerse el nombramiento de Francisco, Jalics declaró en un comunicado desde el monasterio de Alemania en que se encuentra que ya se había reconciliado con Bergoglio y que para él estaba cerrado el caso. Sin embargo, su mensaje parecía más incriminatorio que exculpatorio. Así que el pasado miércoles, Jalics sentenció tajante en otro comunicado: “Es un error afirmar que nuestra captura ocurrió por iniciativa del padre Bergoglio”.

A pesar de esa declaración, el asunto siguió coleando en Argentina. El pasado jueves el periodista Verbitsky relató que el jesuita Jalics le había revelado en 1999, bajo la condición del anonimato, que “durante meses Bergoglio contó a todo el mundo que Jalics y Yorio estaban en la guerrilla”. Ese dato bastaba en aquella época a los militares para secuestrar, torturar o matar a cualquiera. Y más si la información provenía del superior provincial de los jesuitas, cargo que entonces ejercía el papa Francisco. Jorge Mario Bergoglio negó siempre de forma rotunda haber asociado a Jalics y Yorio con la guerrilla.

“Qué dirá la historia de estos pastores que entregaron sus ovejas al enemigo sin defenderlas ni rescatarlas”, se preguntaba estos días Verbitsky citando el libro Iglesia y dictadura, del fallecido Emilio Mignone. El Vaticano alega que esas afirmaciones son “calumniosas y difamatorias” y que nunca hubo una sola prueba en firme contra Bergoglio.

La presidenta de las Abuelas de la Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, declaró al conocerse el nombramiento del papa Francisco: “Uno condena a la jerarquía eclesiástica porque fueron partícipes, cómplices, ocultadores, directa o indirectamente. Es una historia muy triste que entinta a toda la jerarquía de la Iglesia católica argentina, que no ha dado ni un paso para colaborar con la verdad, la memoria y la justicia. Bergoglio pertenece a esa Iglesia que oscureció al país”.

El 14 de marzo —al día siguiente de la elección papal— el gran referente de los derechos humanos en Argentina, el premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, escribió un mensaje bastante crítico hacia Bergoglio en el que, sin embargo, le eximía de la acusación más grave: “Es indiscutible que hubo complicidades de buena parte de la jerarquía eclesial en el genocidio perpetrado contra el pueblo argentino y, aunque muchos con exceso de prudencia hicieron gestiones silenciosas para liberar a los perseguidos, fueron pocos los pastores que con coraje y decisión asumieron nuestra lucha por los derechos humanos contra la dictadura militar. No considero que Jorge Bergoglio haya sido cómplice de la dictadura, pero creo que le faltó coraje para acompañar nuestra lucha por los derechos humanos en los momentos más difíciles”.

“La actitud de la jerarquía episcopal en la dictadura fue muy difusa y confusa", explica Eduardo de la Serna, coordinador del Grupo de Curas en Opción por los Pobres de Argentina. “Hubo un grupo muy pequeño de obispos claramente opuestos y críticos de la dictadura (Alberto Pascual Devoto, Enrique Angelelli, Eduardo Pironio, Vicente F. Zazpe, Jaime de Nevare, Jorge Novak y Miguel Hesayne); un grupo no muy grande de obispos francamente cómplices (Victorio Bonamin, Adolfo Tortolo…). Creo que la mayoría confundió una serie de elementos: pánico al comunismo que creían que se aproximaba; muchos con una ignorancia en teología soberana entendieron que ‘la autoridad viene de Dios’ y entonces oponerse a la autoridad era oponerse a Dios; otros tenían una pobre idea del mal menor… Lo cierto es que entre unos y otros conformaron un episcopado cómplice o silencioso, callado y temeroso. No hicieron denuncias claras, no levantaron la voz, no se atrevieron a excomulgar —por ejemplo— a los torturadores. Bergoglio no fue Victorio Bonamín, pero tampoco fue Jorge Novak”.

Luis Zamora cuenta que acudió en 1979 junto a otros abogados a las oficinas en Buenos Aires del nuncio apostólico Pio Laghi. “Llevábamos muchos informes de gente que había desaparecido en esos tres años de dictadura. Y el nuncio no nos atendió. Su secretario nos dijo: ‘Está muy bien la información que traen, pero ya la tenemos’. Nos fuimos diciendo ‘¡Qué ingenuos somos!’. ¿Cómo podíamos pensar que la Iglesia no sabía todo esto desde el comienzo?”.

Hace tres años, Bergoglio se vio obligado a declarar como testigo en un juicio sobre los crímenes de la dictadura. El abogado que lo interrogó en representación de varias familias de víctimas era Luis Zamora. “Tras escuchar su testimonio, no me cabe duda de que Bergoglio entregó a esos jesuitas”, concluye Zamora.

Hoy día, sin embargo, soplan nuevos aires en el Vaticano. Desde que se conoció el nombramiento de Francisco han salido a la luz varios casos de personas perseguidas por la dictadura a quienes de forma discreta Bergoglio ayudó a salvar la vida. Además, se da por hecho que la primera persona a quien Francisco pretende beatificar es Carlos de Dios Murias, un fraile franciscano torturado y asesinado durante la dictadura. Las encuestas revelan que el Papa es profeta en su tierra. Y no será el Gobierno de Cristina Fernández el que se atreva a ir abiertamente en contra de las encuestas.

La Iglesia argentina dio la espalda a la mayoría de los crímenes de la dictadura | Internacional | EL PAÍS

22/03/2013

Ufa, até que enfim encontrei um artigo bom do HÉLIO SCHWARTSMAN

Filed under: Aborto,Opus Dei — Gilmar Crestani @ 9:15 am
Tags:

HÉLIO SCHWARTSMAN

O ovo da discórdia

SÃO PAULO – O aborto é moralmente justificável? Esqueça essa pergunta. Não chegaremos tão cedo a um consenso. Proponho então analisar a questão sob outro ângulo: mulheres que abortam voluntariamente merecem ir para a cadeia?

Se você respondeu afirmativamente, prepare-se para as consequências. Estima-se que ocorra no Brasil 1 milhão de abortos induzidos por ano (utilizo aqui o número calculado por Mario Francisco Giani Monteiro e Leila Adesse para 2005, o mais recente estudo que encontrei). Para encarcerar toda essa mulherada, como exige a lei, o país precisaria construir, a cada dia, a bagatela de 5,5 presídios femininos (unidades de 500 vagas).

A conta é conservadora porque não considera os médicos, enfermeiras e comadres que mereceriam ser presos na qualidade de cúmplices. Seria também necessário edificar um bom número de orfanatos, para abrigar as crianças que ficariam desassistidas, enquanto suas mães cumprem pena. Também teríamos de criar brigadas médico-policiais especializadas em identificar e processar as criminosas e quem as tenha ajudado.

Imagino que, exceto por empreiteiros de olho nos lucrativos contratos, ninguém deseja uma realidade dessas para o Brasil. E manter uma lei que manda pôr na cadeia pessoas que não queremos ver numa penitenciária é uma boa definição de hipocrisia. Fez muito bem, portanto, o Conselho Federal de Medicina ao dar apoio à proposta de liberalizar a legislação. Médicos, mais do que qualquer outra categoria, devem abster-se de fazer juízos morais sobre o comportamento de seus pacientes.

Independentemente do que se pense sobre o aborto, isso não é matéria para o direito penal. Na verdade, espanta-me a pouca fé dos religiosos que defendem leis duras. Se Deus existe, é onisciente e acha mesmo que interromper a gravidez é um pecado horrível, saberá punir na outra vida quem o cometeu, dispensando-nos de fazê-lo aqui na Terra.

helio@uol.com.br

17/03/2013

Sai papa entre papa, Opus Dei só sai no tapa

Filed under: Opus Dei,Vaticano — Gilmar Crestani @ 9:28 pm
Tags:

 

El guardián de las finanzas del Papa

El español Lucio Vallejo es el ‘número dos’ de la economía de la Santa Sede

El miembro del Opus Dei es conocido en León por su habilidad para la especulación inmobiliaria

Luis Gómez 17 MAR 2013 – 00:00 CET722

Lucio Vallejo, en 2011, poco antes de su nombramiento vaticano.

No especularás no es un mandamiento, por lo que las finanzas de la Iglesia pueden tener orígenes muy diversos. El número dos de la economía del Vaticano es un español, monseñor Lucio Vallejo, un religioso de 51 años, procedente de Astorga (León), en cuya diócesis ejerció de ecónomo durante 20 años. Miembro del Opus Dei y protagonista de una carrera tan eficaz como discreta, algunos analistas se preguntan si su perfil será del agrado del nuevo papa Francisco, un jesuita. Porque si en algún punto un jesuita tiene poco que ver con un miembro del Opus Dei es en su forma de interpretar el mundo a través de la economía. Y, dado el caso, las operaciones en Bolsa y la especulación (inmobiliaria) han sido dos de los ejes capitales de la gestión de monseñor Vallejo.

Cuando en el verano de 2001 se supo que algo más de 300.000 euros confiados al ecónomo de Astorga habían caído en Gescartera, alguien pudo pensar que la sólida trayectoria del padre Lucio Vallejo estaba a punto de tocar a su fin. Gescartera era un chiringuito financiero de dudosa honradez que resultó ser el primer escándalo del Gobierno de Aznar. Varias diócesis españolas fueron sorprendidas jugando a la renta variable, con fondos propios o confiados por los feligreses, en un asunto que la Iglesia resolvió sin explicaciones, como viene siendo habitual. Vallejo tampoco se vio obligado a dar alguna respuesta en público.

Diez años después de ese episodio negro en su rampante carrera (fue nombrado ecónomo con 29 años en 1991, el más joven en su momento), Vallejo era reclamado por Roma para ocupar la secretaría de la Prefectura de Asuntos Económicos, que controla los bienes que dependen de la Santa Sede. Por entonces, monseñor presidía una Sicav (Vayomer, ahora Naujirdam), un producto financiero que tributa al 1%, donde gestionaba más de 7 millones de euros en Bolsa, generalmente en empresas españolas.

¿Eran fondos de la Iglesia? ¿Ahorros de feligreses confiados al padre? El actual ecónomo de Astorga, Víctor Manuel Muría Borrajo, sentado ante una mesa pulcra y sin un solo papel, responde muy tajante a la pregunta: “En nuestra diócesis no hay ninguna Sicav en estos momentos”.

El currículo del Vaticano sobre Lucio Vallejo ofrece este dato (su presidencia de la Sicav, que abandona en 2012) así como su pertenencia al Consejo de Administración de la Mutualidad del Clero español, la mutua de los sacerdotes, algún cargo de administrador de colegios diocesanos y el puesto de ecónomo de Astorga. Pero nada más. Es poco equipaje para ascender a Roma y encargarse de sus finanzas: una licenciatura en Teología, unos cursos inacabados de Derecho por la Universidad a Distancia, una actividad como profesor, consultor religioso en colegios y párroco en 13 pueblos limítrofes de Astorga. De su labor pastoral no hay documentación que pueda aportar el servicio de prensa del Obispado: monseñor no tiene obra escrita sobre asuntos entre el cielo y la tierra. Además de su pertenencia al Opus Dei, no hay más indicios sobre sus cualidades para gestionar una economía del tamaño del Vaticano (con un presupuesto de 750 millones entre Santa Sede, Curia y obras misionales).

Fue el ecónomo más joven de la Iglesia española. Entre sus inversiones en Astorga estaba Gescartera

¿Cuál ha sido el mérito que ha conducido a Vallejo a Roma? Si nos atenemos al testimonio popular, muchos son los elogios y muchos los silencios en Astorga y alrededores sobre su buen juicio para los asuntos del dinero, pero no hay detalles al respecto. Entre sus admiradores se encuentran hasta los gestores municipales socialistas, que profesan respeto y admiración por el ecónomo. Vallejo es un sacerdote de buena planta (casi 1,80), bien parecido, agradable en el trato y con las dosis suficientes de seducción para conseguir sus propósitos.

A Vallejo se le atribuye, por encima del propio obispo, la modernización de la diócesis, una de las más grandes de España (ocupa parte de León, Zamora y Ourense) con sus 960 parroquias y cerca de 250 sacerdotes para realizar tareas pastorales y más de 1.500 lugares de culto. Gracias a su impulso, hay un ordenador en cada despacho del Obispado (remozado hace unos años) y museos (el Palacio de Gaudí) que se gestionan con criterios de empresa. Su carisma y sus modales de hombre de este tiempo (usa tableta y teléfono inteligente) han sido ampliamente divulgados, pero no otros detalles de su conducta. Como cuando mostraba un bello retablo a unas visitas y manifestaba: “Está hecho para rezar frente a él, no frente a las cuatro viejas de costumbre”.

No demasiada gente conocía sus gustos refinados. Así que sorprendió en la comarca algún detalle de monseñor difundido en sendos artículos publicados por el Diario de León (“un bróker con sotana” y “galáctico monseñor”). No eran los habituales textos de un periódico local, generalmente conservador y cuidadoso con las cosas de la Iglesia. A través de este diario se conoció que era el propietario de una vivienda de diseño en Celada de la Vega, merecedora del Premio de Arquitectura de Castilla y León en 2007. Conocida como Casa de Descanso había costado apenas 41.480 euros. “El encargo lo hizo un cliente especial”, comentaba en una revista la autora, la arquitecta Virginia González Rebollo, “que llegó con un libro debajo del brazo, un libro de Le Corbusier donde aparece una casa en el lago de Ginebra, que él mismo realizó para sus padres”. Ese cliente especial era monseñor.

La Casa de Descanso de Celada de la Vega (León).

En otros puntos de la comarca se interpretó la casa de descanso como un ejemplo significativo de los equilibrios de Vallejo con los principales constructores de la región. No pasó desapercibido que la vivienda fuera diseñada por la hija de Victoriano González, propietario de la constructora La Cepedana y expresidente de Caja España, además de socio de José Luis Ulibarri, otro constructor, propietario del Diario de León. La habilidad de monseñor Vallejo para repartir obras ha sido manifiesta (alguna de ellas de gran calado, como la imponente iglesia del Buen Pastor, en Ponferrada, que costó 2,5 millones de euros). Basta conocer el balance de la diócesis de Astorga para advertir que, probablemente, sea la primera empresa de la comarca. En 2011, el Obispado tuvo unos gastos de 7.656.000 euros, de los cuales casi la mitad (3,5 millones) se destinaron a obras en templos y centros de atención pastoral, una partida muy superior a la de “sustentación del clero” (2,2 millones).

Vallejo supo mover ese presupuesto, pero fue eficaz para el Obispado en otro punto: contrató una aparejadora y montó un eficaz servicio que fue poniendo a nombre del Obispado todas cuantas ermitas, casas del cura, fincas y un sinfín de bienes inmuebles sin escriturar abundaban por la extensa geografía de la diócesis. Algún testigo habla de 300 carpetas. Esa labor de patrimonialización permitió algunas jugosas operaciones urbanísticas, al vender las casas del cura o sus terrenos para edificar viviendas a pesar de la oposición de los vecinos afectados. Por ejemplo, en San Andrés de Montejo, donde no se olvidan de él.

Sus parroquianos, sin embargo, le adoran, porque a sus pueblos no les falta de nada. Sirva como ejemplo la restauración de la iglesia de San Juan Bautista, en Magaz de Cepeda, gracias a 125.000 euros invertidos en una población de 400 habitantes.

La sabiduría para dar y recibir (por ejemplo, unos espaciosos estudios que regaló a la Cope en Ponferrada en un edificio anexo a una iglesia) ha sido la clave de su gestión como ecónomo. La burbuja inmobiliaria hizo el resto y elevó, de alguna manera, a monseñor a las alturas

El guardián de las finanzas del Papa | Internacional | EL PAÍS

19/01/2013

¿Qué diría Jesús?

Filed under: Igreja Católica,Opus Dei,Pedofilia,Religião — Gilmar Crestani @ 9:46 am

Com a palavra, a Opus Dei. Como diria aquele Ministro da Opus Dei que escreve na Folha: Dei, e daí?!

¿Qué diría Jesús?

Por Osvaldo Bayer

Desde Bonn, Alemania

Una muy mala noticia para aquellos católicos que se habían alegrado cuando los obispos alemanes resolvieron convocar a expertos universitarios para hacer una profunda investigación sobre los abusos sexuales de sacerdotes y docentes católicos, cometidos contra menores de edad, alumnos de escuelas, colegios e internados de esa religión cristiana. Esta medida, por primera vez en la historia del catolicismo, había sido resuelta por las máximas cabezas de la Iglesia alemana ante las repetidas denuncias de esos abusos contra niños y adolescentes.

Todos aplaudieron esa medida tan profunda de autocrítica y creyeron que iba a ser el primer paso de la Iglesia Católica oficial para abandonar la obligación de la “castidad” de por vida que deben jurar todos aquellos que eligen el sacerdocio como dedicación de sus vidas. Exigir la castidad es nada menos que poner del lado del mal y del pecado al amor, tal vez lo más preciado en la vida del ser humano. Y, también, una especie de demonización del cuerpo de la mujer.

Todo eso ha llevado a que se produjeran delitos, los cuales nunca se juzgaron oficialmente, pero han subsistido durante siglos entre los sacerdotes, monjes y los llamados hermanos católicos. Aunque siempre, en todos los países católicos del mundo, fue un tema oculto pero del cual se hablaba con vergüenza. Por eso, esa actitud de los obispos alemanes de hace dos meses cayó como un acto de coraje civil al ser la primera de las iglesias del mundo en llevar el tema a la opinión pública.

En estos días, sin embargo, acaba de producirse un vergonzoso retroceso de la investigación que fue encargada al Instituto de Investigaciones Criminológicas de Alemania, entidad que preside el especialista holandés Christian Pfeiffer, consagrado investigador en toda Europa. Cuando la investigación estaba llegando a su término, el obispo alemán de Tréveris, Stephan Ackermann, en nombre de todos los obispos alemanes, acaba de retirar la investigación al instituto oficial que preside Pfeiffer, aduciendo que la “confianza en el instituto ha llegado a su fin” por la “conducta comunicativa del profesor Pfeiffer”. Este ha reaccionado de inmediato diciendo que los obispos comenzaron a censurar su investigación negando las actas internas de la Iglesia por los delitos sexuales cometidos por sus representantes con menores de edad, y que se le comenzó a practicar una censura inadecuada para una investigación absolutamente jurídica, con todos los derechos de defensa de los religiosos acusados.

Así quedó lo que parecía un paso adelante de la Iglesia Católica, a siglos de su creación. Ultimamente comenzaron a salir a la luz todos los delitos cometidos por los religiosos en el caso de los niños. Los hechos tomaron estado público cuando llegaron las denuncias de los padres de los alumnos del Colegio de Jesuitas “Canisius” en Berlín. Luego, lo cometido por religiosos con miembros del coro de niños Domspatzen von Regensburg (“Los gorriones de la Catedral de Regensburgo”) y en el Aloisiuskolleg de Bad Godesberg. Esto último produjo la renuncia del arzobispo de Augsburgo a pedido del Papa. Varios sacerdotes fueron pasados a retiro y hasta en Tréveris se los despojó del título de sacerdote que abusaba. La Iglesia trató siempre de cubrir todos esos delitos ofreciendo dinero a los padres de las víctimas. Hasta que la opinión pública exigió una línea oficial antidelictiva contra los abusadores. De allí que la Iglesia aceptó esta investigación académica que ahora acaba de rechazar.

Ante esta medida oficial de la Iglesia reaccionó la ministra de Justicia del gobierno alemán, Sabine Leuheusser-Schnarrenberger, quien declaró: “Es una lástima que la Iglesia Católica haya rechazado esta investigación científica”. Esto podría haber ayudado a los católicos de todo el mundo porque era el inicio contra un silencio culpable. Lo que necesitábamos era saber la verdad a través de esa información científica. Esto destruye la confianza en la Iglesia Católica”.

Claro, son palabras bien justas, pero la misión del Ministerio de Justicia es comenzar él mismo una investigación sobre cada caso de violación que es un delito. ¿Por qué no participan ante crímenes cometidos por las iglesias? Todavía hay un temor que viene de siglos, y se sigue teniendo miedo al poder de tales instituciones construidas sobre bases denominadas espirituales, con el único respaldo de la denominada fe.

De cualquier manera, esta actitud negativa de la Iglesia va a tener sus consecuencias. El tema ha llegado a la mayoría de la sociedad. Ya no será posible ocultar. La Iglesia Católica deberá aprender de todo esto y debatir por fin en su interior si es lo mismo seguir exigiendo la castidad a sus representantes o permitirles el matrimonio, como ya lo exigió Lutero en el siglo XV. Y también deberían dejar de lado tener a su cargo establecimientos de enseñanza para niños y adolescentes, que han sido siempre el foco de esos delitos. Pero es la grey católica la que tiene que terminar de tratar esos temas como intocables y comenzar el gran debate interno en congresos, principalmente en las reuniones de la juventud.

La reacción de la opinión pública alemana ha sido tan grande que el obispo Ackermann tuvo que salir a explicar –mediante una conferencia de prensa– que se va a continuar con la investigación. En ese sentido abrió una línea telefónica adonde pueden llamar todos aquellos que han sufrido abuso sexual con religiosos de esa creencia. Además presentó informes donde se detallan 1800 casos de abuso sexual de niños por parte de docentes. También informó que se ha llegado a comprobar que muchos de los culpables usaron para sus actos la “autoridad de sus cargos”, al haber empleado sistemáticamente la confesión o las plegarias para vencer los “mecanismos de autodefensa” de los niños, para “ganar poder sobre los sentimientos de esos menores y jóvenes para entrar en su intimidad”. Palabras textuales. En muchos casos hacían aparecer los delitos como “expresión de amor por Cristo o del mismo Dios. En el 90 por ciento de los casos, las víctimas son niños y adolescentes varones”. Prometió por último el obispo “continuar con toda intensidad y consecuencia la investigación profunda de los hechos”.

Ojalá que este propósito se imite en todas las iglesias católicas de los diferentes países del mundo y se llegue por fin a debatir en su seno el tema de la “castidad” obligatoria.

Otro hecho de total irresponsabilidad y falta de moral acaba de ocurrir en Alemania. Dos hospitales de Colonia rechazaron la atención de una joven mujer que acababa de ser violada y se presentó para ser atendida y pedir también que se le diera la “píldora del día después”. Los directivos católicos de los dos hospitales se negaron a atenderla, diciendo que ellos estaban en contra de toda tentativa de aborto. El hecho se hizo público y la reacción fue tan grande que las autoridades del hospital llamaron a una conferencia de prensa para pedir disculpas y prometer que algo así nunca más volvería a ocurrir. Increíble. Un llamado más de atención ante la deshumanización de las religiones. ¿Qué hubiera pensado Jesús ante un hecho así?

Página/12 :: Contratapa :: ¿Qué diría Jesús?

02/01/2013

A Opus Dei gosta de ver a dita dura?

Filed under: Ditadura,Opus Dei,Teologia da Libertação — Gilmar Crestani @ 8:08 am

Não é mero acaso que a Opus Dei tenha nascido na ditadura de Francisco Franco, na Espanha. E tenha se espalhado apoiando ditaduras e energúmenos em todo lugar onde exista. No Brasil, já chegaram até no STF. Nas eleições estão sempre com gente que apoia ditadura. Até pode ser que eles gostam de ver a dita dura, mas raramente enxergam. É que ficam de costas…

Polti Santillán es del Opus Dei y su ordenación fue realizada por el cardenal Quarracino.

“Está de acuerdo con Videla”

Eduardo de la Serna, del Secretariado de Curas en la Opción por los Pobres, cuestionó al obispo de Santiago del Estero. El prelado es del Opus Dei y echó a Murall por rechazar el documento episcopal que prometía revisar la actuación de la Iglesia durante la dictadura.

Por Washington Uranga

Nuevas derivaciones ha tenido el episodio de la expulsión del sacerdote Roberto Murall de la diócesis de Santiago del Estero, decidida por el obispo Francisco Polti Santillán, del Opus Dei, en represalia porque el cura firmó, junto a otros 200 sacerdotes de todo el país, una carta en la que rechazaron el documento de los obispos católicos argentinos del pasado 9 de noviembre (Página/12, 10 de noviembre) en el que nuevamente el Episcopado prometía revisar la actuación de la institución eclesiástica durante el tiempo de la dictadura, pero sin asumir ninguna iniciativa concreta en ese sentido. Eduardo de la Serna, del Secretariado de Curas en la Opción por los Pobres, al que también pertenece el sacerdote expulsado, aseguró que Polti echó a Murall “porque está de acuerdo con el gobierno genocida del asesino Videla” y porque “aplaude el accionar de (Victorio) Bonamín, (Adolfo) Tortolo y (Antonio) Plaza y demás cómplices de aquellos tiempos”, haciendo referencia a tres de los obispos a quienes se considera más ligados a la dictadura militar.

Sostiene De la Serna en una carta dirigida al obispo Polti que “hacernos creer que Roberto terminó ‘su contrato’ nos hace recordarle que lo terminó ¡14 veces! (porque se le renovaba año a año) y cada año, los obispos anteriores a Ud. (o mejor dicho, los obispos, antes que se posesionara Ud. como señor feudal) y que ‘curiosamente’ (es una ironía, por si no se da cuenta) usted lo da unilateralmente por finalizado después que Roberto y otros 199 curas firmáramos un texto que a usted le molestó”.

Y agrega el cura: “Y dígalo: le molestó porque usted está de acuerdo con la dictadura militar. Dígalo: usted quiere deshacer todo lo que los obispos (Gerardo) Sueldo y (Juan Carlos) Maccarone iniciaron en la diócesis”. En otro párrafo de su carta de respuesta al obispo Polti, el cura de la Serna le dice que “si tuviera usted dignidad renunciaría ya mismo a la diócesis de la que se manifiesta claramente incapaz de conducir y apacentar”.

Formalmente, Polti le comunicó el 28 de diciembre a Murall que el último día del año que finalizó “vencía su contrato temporal de servicio en esta diócesis”, en la que el cura cumplía tareas desde hace 14 años encuadrado dentro de una perspectiva de opción por los pobres. El propio Murall, en diálogo radial con Víctor Hugo Morales, aseguró que “me echaron de la diócesis” y sostuvo también que acatará la decisión eclesiástica y que ha recibido innumerables muestras de apoyo de sus feligreses y de varios obispos, incluido el obispo de San Isidro, Oscar Ojea (su superior natural), quienes están dispuestos a recibirlo en sus respectivas diócesis.

De hecho, Polti, que pertenece al Opus Dei, hizo uso de un recurso legal dentro del derecho eclesiástico. Los sacerdotes pertenecen formalmente (“incardinados” en la jerga eclesiástica) a una diócesis. Murall, nacido en San Isidro, es formalmente cura de esa diócesis, pero en el marco de su Opción por los Pobres hace 14 años que está “prestado” (de ahí la figura del “contrato de servicios”) en la diócesis de Santiago del Estero, donde cumplió funciones en distintas parroquias y desde hace dos años en Pozo Hondo, todos lugares de suma pobreza.

Murall se desempeñó primero bajo la autoridad del obispo Gerardo Sueldo (fallecido en 1998 en un accidente automovilístico) y luego de Juan Carlos Maccarone, que renunció a su cargo en agosto del 2005. Polti, que estuvo antes en Santo Tomé y cuya ordenación episcopal fue realizada por el fallecido cardenal Antonio Quarracino en 1994, está al frente de la diócesis de Santiago del Estero desde el 17 de mayo del 2006. Desde entonces el nombramiento de Polti fue leído como un nuevo avance del Opus Dei dentro del Episcopado argentino y como una decisión del Vaticano de dar un giro en la orientación de una diócesis que tuvo perspectivas progresistas tanto con Sueldo como con Maccarone.

El sacerdote Roberto Murall se considera él mismo inscripto en una línea evangélica de opción por los pobres, que quiere dar continuidad en la Argentina a los testimonios brindados por los mártires Enrique Angelelli y Carlos Mujica, entre otros.

Después de conocida la expulsión de Murall de la diócesis de Santiago del Estero, el Secretariado del Grupo de Curas en la Opción por los Pobres emitió un comunicado en el que dicen “expresamos nuestra profunda y fraterna solidaridad con Roberto (Murall), de quien nos consta el cariño y dedicación a los pobres en el monte santiagueño. El vive la Iglesia que queremos construir y en la que nos sentimos felices de compartir la fe de igual a igual”. Y agregan que “la sanción a Roberto es también una sanción a tantos curas, religiosos/as y laicos que pensamos y creemos que el accionar episcopal en tiempos de la dictadura genocida distó no sólo de ser cristiana, sino también humana”.

Dice de la Serna en su carta a Polti que “algunos entienden la Iglesia como un cuartel: autoridad vertical, obediencia debida, silencio de la propia opinión. Pero eso no es la Iglesia. (…) El obispo Polti parece no entender que la Iglesia es otra cosa distinta a la que él parece pensar. La Iglesia no es un cuadro fascista (o franquista, para que se entienda mejor). Es una comunidad que da cabida a la diferencia porque está constituida a la manera de la Trinidad, que es diferencia. Su autoritarismo –le dice al obispo– nos afecta a todos nosotros y afecta a la Iglesia misma”, porque “la Iglesia –insiste– es comunión, y por tanto, diversidad en la unidad”.

Página/12 :: El país :: “Está de acuerdo con Videla”

23/11/2012

A filosofia da Opus Dei mata

Filed under: Opus Dei,Talibã — Gilmar Crestani @ 8:34 am

Faltou ao experiente colunista do El País, assim como associou o drama de Malala ao Taleban, silenciou na associação da morte de Savita com a filosofia da Opus Dei. Filosofia esta abraçada por próceres do PSDB, como José Serra, o abortista.

Ouviu falar em Malala e Savita?

A trajetória dessas duas mulheres ilumina aspectos do mundo em que vivemos neste início de século 21

Malala Yousafzai e Savita Halappanavar. Não é trava-língua. São os nomes de duas pessoas que não poderiam ter menos em comum.

Mas com ambas ocorreram coisas que iluminam aspectos tanto trágicos quanto esperançosos do mundo em que vivemos.

Malala Yousafzai, paquistanesa, 15. Há um mês, quando voltava para sua casa no ônibus escolar, recebeu um tiro que lhe atravessou a cabeça e o pescoço, alojando-se no ombro. Sobreviveu milagrosamente. Seu pecado? O ativismo em favor do ensino para as meninas.

Ao reivindicar o ataque, o Taleban explicou que Malala "é o símbolo dos infiéis e da obscenidade". Quando, em 2009, os talebans controlavam sua cidade, no vale do Swat, Malala começou a escrever um blog. Ela relatava como já não podia ir à escola, o fechamento de muitas escolas e como às vezes os talebans simplesmente as incendiavam. Uma vez que o Exército paquistanês retomou o controle de Swat, Malala se converteu numa voz inteligente em favor da educação das meninas. Para os talebans, essas ideias merecem a morte.

Savita Halappanavar, uma bela dentista de 31 anos de origem indiana, vivia em Dublin. Em princípio, a Irlanda deveria ser menos perigosa para as mulheres que o vale do Swat.

Mesmo assim, um obscurantismo semelhante ao que motivou a tentativa de assassinato de Malala levou à morte de Savita. Grávida de 17 semanas, ela começou a se sentir mal e foi com o marido ao hospital Universitário de Galway. O diagnóstico foi evidente e o tratamento indicado, também. Os médicos concluíram que o feto era inviável.

Desconsolada, Savita se resignou e pediu que realizassem um aborto. "Não podemos", explicaram os médicos. "A lei nos permite fazer abortos apenas quando o coração do feto deixou de bater." Foram forçados a esperar. O coração do feto parou de bater na quarta. E o de Savita, no sábado seguinte.

A autópsia revelou que a causa da morte dela foi infecção generalizada. O marido disse à BBC: "Era nosso primeiro bebê, e ela estava radiante. Não há dúvida de que Savita estaria viva se pudesse ter encerrado a gravidez que a matou."

Por que proteger um feto que é inegavelmente inviável e não tem esperança de vida é mais importante que a proteção de uma jovem mãe de 31 anos com saúde perfeita? Você sabe a resposta. Tanto a tentativa fracassada de assassinato de Malala quanto a morte "por razões legais" de Savita provocaram indignação mundial. Embora isto ainda não seja o suficiente para mudar as coisas radicalmente no Paquistão ou na Irlanda, as duas tragédias tiveram efeitos esperançosos.

Os políticos irlandeses foram forçados a prometer reformar as leis que impediram salvar a vida de Savita. No Paquistão, ficou mais difícil defender a ideia de que as meninas não precisam ir à escola.

Essas mudanças não são suficientes. Mas ao menos as histórias de Malala e Savita lembraram ao mundo que o obscurantismo não é um fenômeno da Idade Média. Está presente e cobra vidas no século 21.

@moisesnaim

Tradução de CLARA ALLAIN

19/08/2012

A Opus Dei lava pra fora

Filed under: Espanha,Lavagem de Dinheiro,Opus Dei — Gilmar Crestani @ 8:25 am

Se for coisa do demônio com motivos religiosos, nasceu na Espanha. Desde a Inquisição, passando pela Opus Dei e, mas recentemente, pelos Los Kikos. Quando se vê o que fazem, seria uma pena se não existisse o inferno.

El amigo murciano de Ratzinger

De misionero en el Caribe a promotor de una universidad para 10.000 alumnos que dona millones al Vaticano. José Luis Mendoza es uno de los laicos con más poder en la Iglesia

Rafael Méndez 17 AGO 2012 – 23:15 CET17

El cardenal Ratzinger durante su visita a España en 2002, junto al director de la Universidad Católica de Murcia, José Luis Mendoza, su esposa y sus 14 hijos.

El 21 de enero de 2011, el Ministerio de Educación italiano denunció a España ante la Comisión Europea. Roma había detectado “una anomalía en el tipo de formación de máster de profesorado impartido por la Universidad Católica San Antonio de Murcia para ciudadanos italianos licenciados”. Al Gobierno italiano comenzaban a llegarle títulos de esta desconocida universidad de Murcia para que los convalidara. Italia pedía a la UE que interviniera ante lo que consideraba “un abuso de la directiva europea” —que le obliga a reconocer títulos de otros países de la UE— y avisaba de que iba a interrumpir el reconocimiento. “La Universidad Católica aceptaba prácticas realizadas antes de que se hubieran licenciado y algunas incluso en campamentos de verano. Como el título valía en la UE, los italianos pagaban, venían aquí y evitaban su examen”, explica una fuente próxima al caso. Por esas fechas, unos 1.400 abogados italianos ya se habían colegiado en Murcia previo pago de unos 3.000 euros en la Universidad Católica. Realizaban un curso por Internet, llegaban en avión a Alicante, pasaban un test, se colegiaban y podían ejercer en Italia. Se libraban así del duro examen que se exige para ejercer a los licenciados en Derecho de ese país. Otras universidades españolas habían aprovechado la rendija, pero fue la Católica de Murcia la que más la utilizó. La queja a Bruselas, a la que ha tenido acceso este diario, cita que la Embajada italiana en Madrid había presentado dos protestas en mayo y agosto de 2010 y España no había contestado.

Este es solo uno de los episodios polémicos que ha protagonizado esta universidad, envuelta en la controversia desde que el 13 de noviembre de 1996, el entonces obispo de Cartagena, Javier Azagra, firmó el “decreto de erección” de la universidad. Lo hizo amparado en los Acuerdos con el Vaticano, de 1979, por lo que no necesitaba autorización de la Administración. Pero tuvo una peculiaridad: la universidad no sería de la Iglesia, sino de una fundación, la de San Antonio, creada en 1984 por el laico José Luis Mendoza. Se trata de un hombre amable, expansivo, sin medida, de leve barba blanca recortada, capaz de atender al periodista durante casi dos horas el pasado viernes sin rehuir ningún tema. De 62 años, natural de Cartagena, padre de 14 hijos, exmisionero en la República Dominicana —a la que llegó en 1990 con ocho hijos y de la que volvió tres años después con 11—, no tiene problema en hablar de los cheques que con frecuencia entrega en persona al papa Benedicto XVI. El último de ellos, de 100.000 euros, apareció en manos de Paolo Gabriele, El Cuervo, el mayordomo procesado por robar a Ratzinger.

“La universidad va bien, y como va bien podemos hacer estas donaciones”, explica ante la estatua de Juan Pablo II que preside la entrada al centro. No es un edificio anodino, sino un precioso monasterio del siglo XVIII que Mendoza restauró con una inversión de 14 millones.

La Universidad Católica aceptaba como periodo de prácticas campamentos de verano realizados antes de que se hubieran licenciado. Como tenían que reconocerlo en la UE, los italianos pagaban y venían aquí

Mendoza ha tenido muchos apoyos en la Iglesia. No solo Azagra. El cardenal Antonio Cañizares —hoy en el Vaticano como prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos— le dio un “apoyo total” cuando desde la diócesis de Granada administraba la de Cartagena. Cañizares ya había intentado en Ávila crear una universidad parecida, aunque no llegó al éxito de la de Murcia. También sumó el presidente de la Conferencia Episcopal, Antonio María Rouco Varela. El respaldo de la comunidad autónoma, que preside el popular Ramón Luis Valcárcel, hizo el resto.

En 1997, el mismo año que abrió la universidad, conocida como UCAM, Mendoza comenzó a llevar en persona cheques al Papa para el Óbolo de San Pedro. Dinero que la Iglesia debe destinar a los más pobres. Afirma que ha dado 49 millones de euros en 15 años al Vaticano y a otras obras religiosas. Gracias al respaldo de la Iglesia, las cajas de ahorros, sobre todo la CAM y Cajamurcia, no ponían problemas a la hora de conceder créditos. Ni el Ayuntamiento de Murcia a donarle 135.000 metros cuadrados de suelo, ni el Ministerio de Defensa a adjudicarle terrenos en Cartagena. Todo eran facilidades. La única línea de tranvía de Murcia llega a la puerta de la UCAM pese a que está en la huerta, a las afueras de la ciudad.

Mendoza ofrecía clases pequeñas, de 60 alumnos como máximo, estudiantes controlados, un aprobado casi garantizado, las asignaturas de Teología y Doctrina Social de la Iglesia en todas las carreras, prácticas y unos precios -entre 2.000 y 5.000 euros anuales- mucho menores que los del Opus, Deusto o ICADE. “Somos la Universidad privada más barata. La matrícula es casi un 50% menor que las de las demás privadas”, cuenta orgulloso Mendoza. El crecimiento fue espectacular: de 680 alumnos el primer curso (1997-98) a 1.500 el segundo, 2.500 el tercero y ya supera los 10.000. Hoy ofrece 23 grados y 31 másteres. Incluso sus mayores críticos admiten el mérito de sumar tantos alumnos en tan poco tiempo y que hay titulaciones dignas.

Pero, en Murcia, quien se opone a Mendoza tiene las de perder. Una consejera de Educación del PP puso anuncios en la prensa local alertando a los posibles alumnos de que Mendoza ofrecía títulos no homologados. Duró poco en el cargo.

En septiembre de 2005 llegó como obispo a Murcia Juan Antonio Reig Pla, que intentó controlar la UCAM. Consideraba que al ser una universidad fundada bajo los acuerdos con la Santa Sede no podía ser propiedad de la fundación de un laico. Tenía que estar a las órdenes del obispo. La Abogacía del Estado concluyó en julio de 2008 lo mismo: que era de la Iglesia y que la Fundación de Mendoza le podía dar apoyo. El 14 de noviembre de 2008, Reig Pla hizo público un duro comunicado: “La Universidad Católica San Antonio nunca ha sido exceptuada ni por el derecho ni por un decreto de la potestad ordinaria y plena del obispo diocesano”.

Su último gran logro ha sido conseguir la titulación de Medicina, la carrera que Mendoza abandonó hace 32 años

Por entonces, Mendoza ya había cultivado excelentes relaciones en el Vaticano. Con Juan Pablo II y con el cardenal Joseph Ratzinger, que visitó la UCAM durante un congreso en 2002. Nada más entrar a su despacho, Mendoza entrega al periodista una foto de sus 14 hijos junto a Ratzinger. “Por la mañana temprano rezábamos antes del congreso. Luego, charlábamos de todo y por la tarde nos íbamos en el coche con mi mujer por ahí. Fue un regalo conocerlo. Cuando lo veo le cuento cómo va la universidad”. Hace dos años, el papa Ratzinger dio la comunión a la hija menor de Mendoza, cuyo despacho está jalonado de fotos suyas con el Pontífice.

Durante la disputa con Reig Pla, las cajas de ahorros, que ya comenzaban a sentir el pinchazo de la burbuja inmobiliaria, cerraron el grifo. Había dudas sobre la propiedad y el futuro del centro. “Lo pasamos mal pero nunca dejamos de pagar las nóminas y no hemos quitado ninguna paga extra”. Entonces llegó el proceso de Bolonia a rescatarlo, con su renovación de títulos, y con las pasarelas con las que los diplomados necesitaban un curso de un año o dos para conseguir un grado, como se llaman las nuevas carreras. El formato ideal para la UCAM, una universidad flexible y con horarios de tarde e incluso de fin de semana.

Conforme crecía el enfrentamiento público, Reig Pla se vio sentenciado. “Estoy esperando al motorista”, cuentan que confesó a sus íntimos, en alusión al sistema usado por Franco para relevar a sus ministros. El motorista llegó menos de seis meses después, en marzo de 2009, cuando fue trasladado a la diócesis de Alcalá de Henares. “Yo creo que Reig Pla estaba mal asesorado”, cuenta Mendoza, que enseña un díptico con la carta del secretario de Estado vaticano, el cardenal Tarcisio Bertone, que el 10 de agosto de 2010 le dio la razón. “La titularidad y la propiedad pertenecen a la Fundación [San Antonio]”, concluía el poderoso Bertone.

Mendoza recuerda la pugna como un episodio muy duro. “Durante esa época recibía llamadas amenazándome de muerte con voz distorsionada. Yo era un laico contra un obispo y nunca quise responder públicamente”. No hay un solo capítulo en la corta vida de la UCAM que no suene a folletín: a las intrigas vaticanas y políticas con millones en juego hay que añadir las denuncias de acoso, las recalificaciones urbanísticas y los dossieres.

El poder de Mendoza se mide por la altura de los adversarios que ha vencido. Siempre cargos relevantes en una mediana capital. Todos los rectores de la Universidad pública (la UMU) han intentado pararlo. La UMU denunció hace unos dos años ante la Comisión Universitaria para la Regulación del Seguimiento y Acreditación, del Ministerio de Educación, una decena de pasarelas de la UCAM ante la facilidad que tenían unos graduados para conseguir otros títulos. Educación no ha tomado ninguna medida.

El Colegio de Ingenieros de Caminos ha criticado que la UCAM imparte un máster en la materia mediante clases a tiempo parcial, conferencias y sin apenas profesorado ni doctores. Por eso llegó a pedir suspender el proceso de matriculación. La Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA) acaba de enviar una inspección. Tras la denuncia, la UCAM acaba de contratar a tres doctores en Caminos. Mendoza lo atribuye a los celos de la Politécnica de Cartagena, cuyos profesores, dice, son del Colegio de Caminos. La pública solo tiene 12 alumnos por curso frente a los 70 que gradúa al año la UCAM.

Es la respuesta típica de Mendoza, que asegura que si Italia llevó al caso a la Comisión Europea fue por la insistencia de un sindicato izquierdista “al que le molestaba que vinieran a España a sacarse el título, pero eso no quiere decir absolutamente nada. Los títulos están entregados”. Las críticas de la Universidad pública responden a los celos y a un rector que “ve la paja en el ojo ajeno pero no la viga en el propio”.

Durante la disputa con Reig Pla, las cajas de ahorros, que ya comenzaban a sentir el pinchazo de la burbuja inmobiliaria, cerraron el grifo.

Su último gran logro ha sido conseguir el permiso para impartir la titulación de Medicina, la carrera que Mendoza abandonó hace más de tres décadas. El Ministerio de Educación bloqueó su aprobación los últimos cinco años. Alegaba falta de instalaciones como un lugar adecuado para diseccionar cadáveres o un hospital en el que realizar prácticas. El Gobierno del PP desbloqueó el proceso y el pasado 23 de julio la Comunidad de Murcia anunció el visto bueno —por siete votos a cinco— del Consejo de Universidades, el último órgano del trámite. El consejero de Universidades, José Ballesta, exrector de la Universidad pública, se inhibió en el proceso y se fue a Luxemburgo el día de la votación. El anuncio lo tuvo que hacer su número dos, el catedrático de Medicina Eduardo Osuna, que en privado se había opuesto a la UCAM. Osuna fue reprobado inmediatamente por su propia Facultad por “deslealtad”. Juan Guillamón, exdecano de Caminos, diputado del PP y declarado opositor de Mendoza, también votó a favor por orden del partido.

Mendoza esboza una media sonrisa cuando se habla de su poder: “No es eso. Es que me asiste el derecho y la razón. Si tuviera tanto poder no habría tardado tanto en conseguir Medicina”.

Los 45 alumnos de Medicina en la UCAM pagarán una matrícula de unos 9.000 euros —menor que la de Navarra— y realizarán prácticas en los hospitales públicos. Esto ha supuesto críticas por poner instituciones públicas al servicio de una privada. Mendoza, que no cuenta cuánto pagará a la comunidad por usar sus hospitales, sí revela el enfoque que dará la UCAM a la bioética. “Es importante que un joven escuche la voz de la Iglesia y sepa que el aborto es un atentado contra la vida de un ser humano en el seno de la madre. He tenido aquí a las víctimas del aborto, 12 o 14 mujeres, y me decían que ha sido horrible, que habían deseado no vivir, y que habían abortado manipuladas”. Sobre la eutanasia, algo parecido. Y lanza una advertencia cargada de sentido común: “No obligo a nadie a venir aquí. Además, hay que pagar. Quien no quiera que no venga”.

Mendoza abrazó el Camino Neocatecumenal (los kikos) hace 32 años y presume de su amistad con el fundador, Kiko Argüello, aunque no se ve ninguna foto suya en el despacho. Sí hay una pequeña estampa enmarcada de Josemaría Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei: “San Josemaría es un gran santo. Me encomiendo mucho a él”. Sus hijos, cuenta, han estudiado en colegios del Opus.

Entre las pocas personas que en Murcia públicamente critican a Mendoza y a la UCAM está Germán Teruel, expresidente del consejo de estudiantes de la pública y actualmente doctorando entre España e Italia: “La UCAM es una máquina de vender títulos, un monstruo y una vergüenza para Murcia. No me opongo a una universidad privada y de la Iglesia. Ojalá Deusto o ICADE abrieran aquí, pero esta es otra cosa”. Otros de los consultados solo hablan con la condición del anonimato. “Es que yo luego tengo que vivir aquí”.

Con sus más de 10.000 alumnos y 1.470 empleados, todo el mundo en Murcia conoce a alguien en la UCAM. Unas 10.000 familias de clase media son muchos votos. El equipo de baloncesto de la ACB y otros 17 de otras disciplinas están patrocinados por la UCAM. Ha creado un club de fútbol de Segunda B.

Mendoza es un hombre sin fin, que no parece decidido a parar. “Tuve que hipotecar mis bienes y deshacerme de mi patrimonio para levantar esto. Me pararé cuando me muera. El hombre está de paso en la Tierra cumpliendo una misión y esta es la mía”. Ahora habla de planes en Roma, Singapur, Yakarta, Paraguay… Y en España, de Alicante y Málaga, además de una red de colegios. E insiste en que nada de eso lo heredarán sus hijos porque ha dejado todo en herencia a la Iglesia. El tiempo dirá si esto es el principio de algo grande o de otra burbuja. Él no duda: “Un grupo norteamericano me ha ofrecido 300 millones y he dicho que no”.

Entre sus planes está Cuba, con cuyo Gobierno dice mantener “extraordinarias relaciones”. Fue allí donde el pasado 26 de marzo, durante la visita de Benedicto XVI, entregó al nuncio el cheque que apareció en manos del mayordomo. Aunque se ha conocido ahora, gracias al auto de procesamiento de Paolo Gabriele, el Vaticano recuperó pronto el talón y lo cobró. El Óbolo de Mendoza llegó a su destino.

El amigo murciano de Ratzinger | Política | EL PAÍS

28/07/2012

Permiso para leer a Maquiavelo y Nietzsche

Filed under: Ditadura,Franco,Igreja Católica,Opus Dei — Gilmar Crestani @ 3:50 pm

Se a Opus Dei não deixar, não se pode ler. Ainda hoje…

Por: Andrés Ortega| 28 de julio de 2012

Document Jordi 001a

El protagonista de la novela Sin alma es un neurólogo cuyo libro La hipótesis innecesaria (la hipótesis es la de la existencia de una vida después de la muerte) había sido incluido antes de la Guerra Civil en el Índice de Libros Prohibidos del Vaticano, lo que le acarrea problemas con la Iglesia y con el régimen de Franco para publicar otras obras.

El personaje es ficticio. El libro también. Pero aquellos tiempos y el Índice -el Index Librorum Prohibitorum– fueron muy reales. Para leer un título incluido en esa lista de obras prohibidas era, en principio, necesario un permiso, so pena de excomunión. Tras la lectura de Sin alma, mi cuñado Jordi Sobrequés i Callicó ha recuperado de sus archivos un borrador de solicitud. En 1957 cursaba bachillerato en el Instituto de Girona. De cara a un "trabajo de síntesis literaria", tuvo que solicitar permiso al obispo local para poder leer El Príncipe de Maquiavelo y Así hablaba Zaratustra de Nietzsche, libros que estaban en su propia casa, en la biblioteca de su padre, el historiador Santiago Sobrequés. Como se indica, "lectura siempre tutelada" por Mnsgr. Puigverd, Consiliario Diocesano de la Agrupación Diocesana San Narciso, antiguo requeté.

La última edición del Índice data de 1948. En 1966, el Papa Pablo VI mandó abandonar la oficialidad de esa lista y la excomunión que implicaba leer esos libros sin el debido permiso. Pero otros siguen vigentes, como el del Opus Dei.

A algunos puede servirles este documento gráfico para recordar aquellos tiempos; a otros para no olvidarlos; y a los que no los vivieron para conocer algo más. Son luces largas traseras. Disculpe el lector/a si esto ha tenido un toque personal.

Permiso para leer a Maquiavelo y Nietzsche >> Luces Largas >> Blogs EL PAÍS

27/01/2012

Maierovitch: a “Justiça” e Nahas estão acima da Lei

Filed under: Isto é PSDB!,Opus Dei,Poder Judiciário — Gilmar Crestani @ 9:35 am


Saiu no blog do Wálter Maierovitch:
O último escárnio no Pinheirinho e o refrão da banda Legião Urbana

Nos EUA, cerca de 40 estados-federados escolhem, pelo voto, os seus magistrados e os seus promotores de justiça.
Os juízes federais e os procuradores federais norte-americanos são escolhidos pelo presidente da República e entram na função depois de aprovação pelo Senado. Idem com relação aos procuradores.
O sistema tem a lógica democrática, pois o juiz é órgão do poder, cujo detentor é o povo. O sistema europeu, que me parece melhor, mistura magistrados concursados publicamente e jurados leigos.
No Brasil, os juízes são concursados, exceção aos que ingressam pelo chamado quinto-constitucional (advogados de notório saber e reputação ilibada e membros do Ministério Público), os escolhidos para o cargo de ministro do Supremo Tribunal Federal (STF) e os participantes do Tribunal do Júri, que julgam apenas os crimes dolosos contra a vida.
Mas uma coisa é certa e incontestável. Qualquer que seja o sistema — americano, europeu ou brasileiro —, um juiz, ao julgar ou dar liminares, atua como representante do povo.
Ontem, um espetáculo grotesco e inusitado foi protagonizado pelo Judiciário no chamado bairro do Pinheirinho. A juíza que concedeu reintegração — precipitadamente, pois não exauriu a via conciliatória nem exigiu dos poderes públicos uma responsável solução para alojar os despojados de suas residências — recebeu, no local e solenemente, o mandado cumprido pela tropa de choque da Polícia Militar.
Essa conduta é inusitada no Judiciário. Como regra, os mandados judiciais cumpridos são comunicados por ofício protocolado no Fórum. E os juízes os recebem pela mão do escrivão ou juntados em autos Processuais.
Faltou, lógico, um fundo musical. Com a banda Legião Urbana a perguntar: Que país é esse ?
Sim, que país é esse que a Justiça, que decide em nome do cidadão, joga o povo ao léu.
Com efeito. Ontem foi concluída a reintegração na posse, determinada por ordem judicial da 6ª Vara da comarca de São José dos Campos, no chamado bairro Pinheirinho, com 1,3 milhão de metros Quadrados de área ocupada por cerca 6 mil moradores desde 2004.
A reintegração deu-se em favor da massa falida da Selecta Comércio e Indústria S/A, uma holding administrada, até a quebra em 2004, pelo megaespeculador Naji Nahas.
Naji Nahas jamais foi condenado pela Justiça brasileira. A propósito de alguns escândalos noticiados pela imprensa, Nahas não foi responsabilizado criminalmente quando acusado de quase quebrar a Bolsa de Valores do Rio de Janeiro. Preso preventivamente, beneficiou-se da liminar concedida pelo ministro Gilmar Mendes em favor do banqueiro Daniel Dantas. E também da decisão, ainda não definitiva, do Superior Tribunal de Justiça (STJ) que anulou a Operação Satiagraha: uma anulação fundada na canhestra conclusão da participação, ainda que burocrática, de agentes da Agência Brasileira de Inteligência (Abin). Contra essa decisão anulatória votaram os ministros Gilson Dipp e Laurita Vaz.
Com a reintegração de posse concluída, restará prejudicado, pela perda de objetivo, o pedido feito ao Supremo Tribunal Federal (STF) de suspensão da operação militar conduzida pela tropa de choque da Polícia Militar de São Paulo e com cerca de 1.500 famílias sem ter onde ir. Mais ainda, a liminar foi indeferida pelo presidente Peluso, do STF.
Como se nota, não houve tempo oportuno para ser apreciado, em sede liminar e pelo STF, o pedido de suspensão da reintegração. Em São Paulo, a decisão foi mantida e o ministro presidente do Superior Tribunal de Justiça (STJ) — já acusado de assédio moral a estagiário e de fazer lobby para garantir uma cadeira no STJ para a sua cunhada — entendeu não ser da Justiça federal a competência para suspender a reintegração. Essa decisão de Ari Pargendler foi dada liminarmente, quando a Polícia Militar desalojava, com bombas, balas de borrachas e cães, os moradores do Pinheirinho.
Juntamente com a ação da Polícia Militar, máquinas cuidaram da derrubada de casas de alvenaria e de madeira que abrigaram os antigos moradores e residentes há mais de 8 anos na área.
Num grotesco espetáculo mostrado pelas televisões, a juíza responsável pela decisão de reintegração compareceu ao Pinheirinho para receber, solenemente, a notícia do cumprimento do mandado judicial.
Agora a área esta pronta para ser vendida e a sobra vai para o bolso dos sócios da Selecta, ou seja, de Naji Nahas. Os créditos trabalhistas, que podem já ter sido negociados por valor irrisódio, serão quitados. Idem os especiais, que vão para os cofres da Prefeitura de São José dos Campos.
O prefeito de São José dos Campos, cuja insensibilidade chegou a ponto de não se preocupar em alojar as famílias tiradas violentamentemente do Pinheirinho, vai ter um bom caixa para promover o populismo. Enquanto isso, com o ritmo de “lesma reumática”, o governador Geraldo Alckmin afirma que cuidará de verbas para a locação de casas aos expulsos do Pinheirinho, pois não existem casas populares disponíveis. Os radicais do PSTU, que apostavam numa tragédia maior, certamente contabilizam futuros ganhos eleitorais.
Pano rápido. “QUE PAÍS É ESSE ?”
Wálter Fanganiello Maierovitch

Maierovitch: a “Justiça” e Nahas estão acima da Lei | Conversa Afiada

29/10/2011

Opus, dei e daí?

Filed under: Opus Dei — Gilmar Crestani @ 11:10 am
Tags:

O que a Opus Dei tinha a esconder? Seriam as instruções ao José Bolinha de Papel Serra? De como a abortatriz Verônica acusar Dilma de abortadora… Conhecendo o Opus Dei, seria uma pena se não existisse inferno.

Una juez obliga a una web a retirar documentos internos del Opus Dei

La medida cautelar prohíbe difundir las normas de conducta de la organización

PABLO LINDE – Madrid – 29/10/2011

    El Opus Dei ha conseguido que algunos de sus documentos internos que habían salido a la luz desaparezcan de la Red. La titular del juzgado de lo mercantil número 10 de Madrid ha obligado a la página web Opuslibros.org a que retire escritos de Josemaría Escrivá de Balaguer que no habían sido publicados, así como archivos que mostraban las instrucciones para los miembros de la Obra y su funcionamiento.

      El juzgado de lo mercantil apela a la protección de los derechos de autor

      La prelatura afirma que no quiere los textos de Escrivá "fuera de contexto"

      La medida, tomada tras un requerimiento de la prelatura del Opus Dei y de la sociedad Scriptor -dueña de los derechos de algunas obras de Escrivá-, es cautelar. Está recogida en un auto del 11 de octubre que considera que la web puede estar vulnerando derechos de propiedad intelectual al difundir los archivos. Se basa en el derecho a "todo autor para decidir si su obra ha de ser divulgada y en qué forma" y considera que, según los demandantes, se ha "sustituido la voluntad de los legítimos titulares". El tratamiento del dictamen judicial es de orden puramente mercantil y en ningún momento se planea el derecho a la información de la web.

      Opuslibros.org es un sitio creado por antiguos miembros de la Obra que pretende hacer ver al mundo cuál es el funcionamiento interno de este movimiento religioso. Su fundadora, la periodista y exnumeraria Agustina López de Mozos, afirma que estos "documentos internos y secretos, que hasta ahora no habían salido a la luz, dan la razón" a quienes sostienen "que lo que se hace y se vive dentro de la Obra es denunciable ante la sociedad y ante la Iglesia". "Antes no había pruebas, solo el testimonio de quienes hemos pasado por la institución, y se nos tachaba de rebotados, mentirosos y apóstatas. Al desaparecer esos documentos de Opuslibros.org, el Opus se vuelve a salir con la suya y enmudece a quienes, en defensa de sus legítimos derechos, intentan luchar para que lo que hemos vivido no vuelva a repetirse en otros adolescentes captados con estrategias típicas de las sectas. La Iglesia, el Vaticano, tiene conocimiento de nuestras denuncias y no puede seguir mirando hacia otro lado. Somos tan hijos de Dios como los demás cristianos", defiende la creadora de Opuslibros.org.

      Las razones del auto son de propiedad intelectual, pero este no es el verdadero motivo, en opinión de López de Mozos: "Es una pelea contra la censura, el secretismo y la falta de libertad de expresión. La Constitución Española prohíbe las asociaciones secretas y tan públicos han de ser sus estatutos como los reglamentos que de ellos se derivan. Son ellos quienes incumplen la ley, no yo".

      El Opus Dei defiende que el asunto no tiene nada que ver con la censura. Un portavoz desmintió que se trate de documentos secretos. Los llama "privados". Minutos después de calificarlos así en conversación telefónica, invitó a este periódico a que los consulte en la sede de la prelatura en Madrid. El portavoz restó importancia al procedimiento e hizo hincapié en que la decisión judicial no es definitiva. "En esa web hay muchísimas cosas. No va para nada contra ellos, sino más que nada por mantener los derechos de propiedad intelectual. Los textos de san Josemaría y sus sucesores están protegidos. Tiene sus derechos tanto la prelatura como la sociedad Scriptor y no queremos que se usen fuera de contexto. No hay intención contra la libertad de expresión. Son documentos propios y se ha pedido por escrito que los retiraran porque no era un sitio para tenerlos expuestos", añade.

      La juez ha estimado esta reclamación y, aunque como regla general la adopción de una medida cautelar requiera la audiencia de la parte demandada, en esta ocasión no se han escuchado los argumentos de López de Mozos. La juez justifica la urgencia de este trámite en la intención de "poner fin (provisionalmente) a un daño inmediato" a los demandantes. La parte demandada podrá formular oposición a la medida en un plazo de 20 días desde la notificación del auto. Las partes esperan a que se celebre el juicio que determine definitivamente si los documentos pueden o no ser difundidos en la página.

      Quien la visite ahora se encontrará junto al título de todos los archivos borrados la siguiente leyenda: "Por denuncia de la prelatura del Opus Dei alegando derechos de autor, esta obra se ha retirado temporalmente en cumplimiento de la resolución de medidas cautelares de la magistrada doña Olga Martín Alonso, del juzgado número 10 de lo Mercantil de Madrid". No hay más detalles sobre el auto porque la juez ordena a la demandada que se abstenga de "publicar en sus páginas web los documentos relacionados con el presente procedimiento".

      Desde que en 2002 nació Opuslibros.org, figura una leyenda al pie de la página: "Si esta web desaparece milagrosamente […] pensad en la santa intransigencia, en la santa coacción y en la santa desvergüenza y en los santos tentáculos. En tales milagrosos supuestos, volveríamos en otro servidor y os avisaríamos". Los creadores del sitio temían que la Obra pudiese hacerles desaparecer del ciberespacio. Desde entonces, han sufrido algún ataque ocasional (el último hace unas semanas), pero siempre habían conseguido mantener en la Red todos los documentos que han ido aportando de forma anónima miembros y exmiembros del Opus Dei.

      Una juez obliga a una web a retirar documentos internos del Opus Dei · ELPAÍS.com

      01/10/2011

      Sob o cilício da Opus Dei

      Filed under: Camino,Josemaría Escrivá de Balaguer,Opus Dei — Gilmar Crestani @ 11:18 am

      Eis a “obra” da Opus Dei, a morte. E isto ficou bem claro nas eleições passadas, quando a Opus Dei apostou todas as fichas no obscurantismo de uma candidatura cujo único mote era a destruição a qualquer preço. Se na época já era claro para qualquer ser vertebrado, mesmo enencefálico, hoje até mesmos os defensores daquela candidatura, dão provas diárias. Se as próprias palavras e atitudes de José Serra demonstravam ser a pessoa menos capaz para dirigir os destinos da Nação, a entourage que o cercava, e que fazia às vezes de porta-voz, recomendava salutar distância do que quer fosse que dele viesse. Os estragos causados pela encenação da bolinha de papel não foram exclusivos da candidatura do obscurantismo, mas introduzia um ingrediente na disputa eleitoral que mostrava total desprezo pela honestidade. Ali se desenhava o mais nível mais baixo que um ser humano destituído de qualquer pudor pode descer. Se isso já ruim o suficiente, pior fica quando pessoas com sérios problemas mentais e com poder midiático compram a versão e a vendem como revelação divina. Se o inferno existir, lá deve haver um espaço especial locado longe do diabo para não ofuscá-lo,   garantido especialmente para os obscurantistas da Opus Dei.

      Bajo la sombra del Opus Dei

      Inspirada en un caso real que tuvo lugar casi treinta años atrás, la película de Fesser narra la historia de una niña con una enfermedad grave, a quien el oscurantismo religioso que la rodea tal vez haya impedido una debida curación.

      Por Horacio Bernades

      Presentada en competencia en la edición 2008 del Festival de San Sebastián, gran ganadora de los Goya 2009 (mejor película, dirección, guión, actriz protagónica, actor secundario y actriz revelación), en algún momento Camino amagó estrenarse en Argentina, donde pudo vérsela en el Festival de Mar del Plata. Finalmente pasó de largo y ahora acaba de llegar directo al DVD, lanzada por el sello AVH. Inspirada en un caso real que tuvo lugar casi treinta años atrás, la película escrita, dirigida y montada por Javier Fesser narra la historia de una niña con una enfermedad grave, a quien el oscurantismo religioso que la rodea tal vez haya impedido una debida curación. Teniendo en cuenta que las referencias al Opus Dei son explícitas, en España Camino trajo, en su momento, cierto revuelo. Aquí es más posible que no haya llegado a las salas por su carácter mortuorio (que suele considerarse “piantapúblico”) que por alguna mano negra de carácter integrista. Aunque nunca se sabe.

      Camino es el título del libro más conocido de Josemaría Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei, y ese el nombre que Gloria (Carme Elías) y su marido José (Mariano Venancio) le han puesto a su hija (la subyugante Nerea Camacho). A los once, Camino es una chica hermosa, vital y saludable, a la que las hormonas comienzan a inquietar. Sobre todo cuando conoce a un chico (llamado nada menos que Jesús), miembro del grupo de teatro que ella frecuenta desde hace un tiempo. Por más que vaya a un colegio de monjas, por más que su madre le inculque ideas premedievales (la del ángel guardián, por ejemplo), el temor a Dios no le impide estremecerse cada vez que Jesús se le arrima. En medio de ese burbujeo preadolescente, un día Camino siente un dolor en el cuello que la tuerce. Se inicia un calvario de operaciones, internaciones y quimioterapia, que un día los sacerdotes del Opus que Gloria tiene por referentes recomiendan interrumpir de golpe. Si es voluntad de Dios llevarse a la niña al cielo, esa voluntad debe ser cumplida y hasta facilitada, con consecuencias que son de imaginar.

      Con la niña verdadera actualmente en proceso de beatificación (por motivos que la película no deja muy claros), Camino muestra un “Viva la muerte” por otros medios. Lo que durante la Guerra Civil fue grito de guerra falangista, aquí adquiere la forma de la más revulsiva (y repulsiva) perversión religiosa, producto de una suerte de ecuación matemática. Si la niña se está muriendo es porque Jesús la quiere con él. Si Jesús la quiere con él, ese destino no sólo no es malo, sino que debe ser estimulado, por medios espirituales o, eventualmente, mecánicos. Más aún: se trata de un destino apetecible, hasta literalmente aplaudible. “Siento envidia, porque te vas con Jesús”, le dice la madre a Camino. Con dos de los sacerdotes más siniestros que se hayan visto en cine en mucho tiempo, Fesser (voraz consumidor de comics y director de El milagro de P. Tinto y La gran aventura de Mortadela y Filemón) da rienda suelta a su gusto por la imaginería, materializando las fantasías de la niña en dos personajes encontrados.

      Como Jesucristo al protagonista de la célebre y exactamente contraria Marcelino, pan y vino, a Camino esos personajes se le aparecen en sueños. Uno es un duendecillo infantil, de cuento de hadas. El otro, un rubio angel de la guarda que, al revés de lo que su mamá intenta inculcarle, en lugar de protegerla la acosa. Casi como un Freddy en versión querubínica, con una mirada flamígera que se clava como cuchillo.

      Página/12 :: espectaculos

      14/09/2011

      Víctimas de abusos acusan a Benedicto

      Filed under: Bento XVI,Opus Dei — Gilmar Crestani @ 8:12 am

      Agora o papa não poderá mais sair pela tangene: “opus dei, e daí?”

      Víctimas de abusos acusan a Benedicto

      Un grupo de personas que sufrieron abusos de parte de religiosos presentó documentación ante la Corte Penal Internacional pidiendo que el Papa y otros tres altos prelados vaticanos sean procesados por crímenes contra la humanidad.

      Por Elena Llorente

      Desde Roma

      El Vaticano prefirió no comentar por ahora la noticia bomba que circuló ayer por todos los medios de comunicación del mundo: un grupo de víctimas de abusos sexuales por parte de miembros de la Iglesia Católica presentó 20.000 páginas de documentación ante la Corte Penal Internacional de La Haya pidiendo que el papa Benedicto XVI y otros tres altos prelados vaticanos sean procesados por crímenes contra la humanidad.

      Según el Survivor Network of those Abused by Priests (Snap), un organismo estadounidense de interconexión entre aquellos que han sufrido abusos por sacerdotes, y la organización de abogados, también estadounidense, Center for Constitutional Rights, el papa Benedicto XVI, además del secretario de Estado vaticano –número dos de la Santa Sede– cardenal Tarciso Bertone, el decano del Colegio Cardenalicio, cardenal Angelo Sodano, y el actual jefe de la Congregación para la Doctrina de la Fe, cardenal William Levada, son culpables no sólo de no haber prevenido ni castigado a los culpables, sino de haber sistemáticamente encubierto los delitos cometidos por los sacerdotes contra menores de todo el mundo.

      Hay que recordar que el actual pontífice era el jefe o prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe durante el pontificado de Juan Pablo II y que a esa congregación –el antiguo Santo Oficio o Inquisición– llegaban las denuncias de abusos sexuales, siempre que lograran pasar la barrera de la parroquia de origen, del Obispado local y de la Conferencia Episcopal nacional, o bien que el interesado tuviera la posibilidad de hacerlas llegar directamente a Roma. Muchas denuncias quedaron en la nada porque se empantanaron en algunos de estos escabrosos pasajes. A menudo, el obispo trasladaba al cura acusado a otra parroquia o ciudad, donde sin embargo continuaba con la misma práctica hasta que volvía a ser trasladado. Esto es lo que sucedió con muchos sacerdotes y en particular fue el caso del sacerdote de Boston cuya historia destapó el escándalo de la pedofilia en la Iglesia allá por el año 2001.

      El cardenal de Boston, Bernard Law, fue acusado por los fieles de haberlo trasladado para tapar el escándalo. Law renunció a su cargo, pero se trasladó a Roma y fue nombrado al frente de la Basílica de Santa María la Mayor, una de las principales iglesias de la capital italiana.

      La Corte Penal Internacional forma parte de la Corte Internacional de La Haya, fue creada en 1998 pero opera desde 2002 y se ocupa de procesar a los culpables de crímenes contra la humanidad y de genocidio, generalmente ocurridos durante las guerras internacionales o civiles o en épocas de dictaduras. Su fiscal jefe, el argentino Luis Moreno Ocampo, deberá evaluar si el caso merece ser acogido o no por la Corte. De hecho, se trata de un caso difícil, porque si bien se refiere a un jefe de Estado –un Estado, el Vaticano, de 1 km2–, el papa Benedicto XVI es en realidad el jefe de una religión de alcance mundial.

      En declaraciones publicadas en el propio portal de Internet, la presidente del SNAP, Barbara Blaine, dijo que “hemos tomado esta medida (por la presentación ante la Corte) por una razón muy simple: proteger a los niños inocentes y a los adultos vulnerables. Creemos que cientos de niños y niñas en todo el Globo siguen siendo violados en este momento por curas católicos, monjas, obispos y seminaristas”. Barbara Dorris, también de SNAP, comentó por su parte que “durante siglos, los clérigos católicos han cometido tranquilamente horribles violencias contra niños y adultos vulnerables. Y lo siguen haciendo. Por siglos, los obispos católicos han tranquilamente ocultado esta violencia. Y lo siguen haciendo. Estas violaciones, sodomía, violencia y encubrimiento sistemático deben ser encarados de alguna manera. ¿Quién mejor que la Corte Penal Internacional para hacerlo?”. SNAP concluye diciendo que este “sistemático escándalo criminal requiere un sistemático remedio penal”.

      Años después de que el escándalo de la pederastia estallara en 2001 en Estados Unidos, el Vaticano impartió a los episcopados una serie de medidas a seguir –entre ellas el presentar el caso ante la justicia civil y no obstaculizar su tarea– y pidió a cada uno de ellos que adaptara esos principios a las circunstancias de cada nación.

      Página/12 :: El mundo :: Víctimas de abusos acusan a Benedicto

      03/07/2011

      Opus Dei à milanesa

      Filed under: Cosa Nostra,Direita,Opus Dei — Gilmar Crestani @ 9:06 am
      Tags: , ,

      Tanto mais longe do povo, mais próxima dos conservadores e pedófilos.

      El oscuro discípulo del Papa

      Ratzinger nombra jefe de la influyente diócesis de Milán a Angelo Scola, amigo personal y miembro del movimiento ultraconservador Comunión y Liberación

      MIGUEL MORA 03/07/2011

      Angelo Scola y Joseph Ratzinger son buenos amigos desde hace 40 años. Ambos son teólogos y han ejercido en la Iglesia moderna un papel similar, de intelectuales orgánicos. El primero enseñó en Friburgo. El segundo, en Bonn, Münster, Tubinga y Ratisbona. Los dos coincidieron en pensamiento y doctrina en las páginas de la revista Communio, fundada por Ratzinger y otros eruditos en 1972 y de la que Scola fue editor, un feudo de ideas tradicionalistas y teocráticas frente al progresismo de Concillium. Scola tiene 69 años; Ratzinger, 85. Entre 1986 y 1991, Scola fue consultor de Ratzinger en la Congregación para la Doctrina de la Fe. Son maestro y discípulo.

      El pontífice desoye los consejos de cardenales milaneses que ven en Scola a un protector de intereses

      Cuando se conocieron, Scola era ya miembro activo de Comunión y Liberación (CL), el movimiento católico, junto al Opus Dei y los Legionarios de Cristo, más próspero y conservador de Italia, que con los años ha ido haciéndose cada vez más rico y más conservador. CL se resume hoy en una galaxia de empresas agrupadas bajo el sello Compagnia delle Opere (más de 30.000 sociedades) que domina con mano de hierro el exclusivo olimpo de los opulentos negocios italo-vaticanos, o vaticalianos, y los principales despachos del poder mediático, de Il Foglio y la RAI a Il Giornale o La Stampa.

      Hace 30 años, la diócesis de Milán, que desde el siglo IV se llama ambrosiana por san Ambrosio, el arzobispo guerrero que impuso la superioridad de Dios sobre el césar y uno de los cuatro padres de la Iglesia, expulsó del seminario a Scola. Los seguidores de CL afirman que fue alejado por su amistad con la organización que fundó Luigi Giussiani en Milán en 1954; otras fuentes sostienen que el informe diocesano afirmaba que el joven Scola sufría depresión.

      Desde su inicio, Comunión y Liberación pareció implicarse en las terrenales cuestiones políticas y económicas tanto como en los asuntos de la fe y la caridad. Para un futuro cura ambrosiano, históricamente más dedicados al trabajo social y el compromiso intelectual y solidario con los pobres que a las cuentas de resultados y los nombramientos de ministros o subsecretarios, CL estaba entonces vetada. Mal vista. "Se pensaba que era un virus que estaba entrando en un cuerpo sano", recuerda el vaticanista Filippo di Giacomo.

      La carrera de Scola estuvo desde ese momento unida a la de CL. En 1991 fue nombrado obispo de Grosseto, aunque poco después fue transferido a la tranquila rectoría de la Universidad Lateranense. Hasta que, en 2002, fue agraciado con el cargo de patriarca de Venecia, un puesto que siempre ha sido un trampolín hacia el papado. Pero Ratzinger fue elegido por sorpresa y cambió la historia. Scola debía esperar.

      Ahora ha llegado el momento de la dulce vendetta. El martes pasado, Scola regresó a Milán por la puerta grande del Duomo: como jefe de la diócesis más importante, grande y rica de Europa: 1.107 parroquias agrupadas en 73 decanatos y 7 zonas pastorales. Más de 5 millones de habitantes. Tres mil curas, 800 párrocos. Su llegada a Milán ha sido lenta y tortuosa. Tras devolver la decisión tres veces al órgano curial colegiado que propone a los candidatos, quizá para que nadie le acusara de favoritismo, el Papa firmó el nombramiento esta semana.

      Lo cierto es que, pese a las aparentes dudas papales, la anunciación de Scola se conocía en Milán desde antes de las elecciones municipales que ganó el candidato de la izquierda Giuliano Pisapia, el hombre que derrotó a Berlusconi. La campaña de prensa de los medios de CL ha sido crucial. Al frente de ella milita un personaje apodado Betula (abedul) y bautizado como Renato Farina. Es un periodista sedicente y por ello fue expulsado del colegio de periodistas, pero entra en el Parlamento, se hace fotos con Berlusconi y mueve los hilos de la información religiosa y política en prensa, radio y televisión junto al también ciellino Roberto Fontolan. No hace mucho, Scola afirmó en el encuentro anual de CL que Betula era el mejor periodista de Italia, y que le gustaría que hubiera 100 como él en el país.

      El nombramiento de Scola ha sorprendido menos por su amistad con el Papa que por el hecho de situar a un gran prócer de CL en el lugar del cardenal Dionigi Tettamanzi. Este había colaborado en la victoria de Giuliano Pisapia como alcalde. Apoyó la necesidad de un cambio en la ciudad y catalizó a las bases para que votaran por el candidato excomunista frente a Berlusconi. Nada nuevo en realidad, porque Tettamanzi ha sido durante su mandato un azote de la derecha, y la Liga del Norte le definió como el imán de Milán por su defensa de la integración de musulmanes y gitanos.

      Sucesor del añorado cardenal Martini, exarzobispo de Milán, un jesuita de gran talla, hoy enfermo de párkinson y que solo sale de su retiro en raras ocasiones -la última, para visitar al Papa hace dos meses y asesorarle (en vano) sobre el nuevo arzobispo ambrosiano-, Tettamanzi ha mantenido viva la vieja impronta progresista de la curia milanesa, un contrapeso frente a la ultraconservadora y ávida curia romana.

      Nada de eso cuenta para Ratzinger. El cura genovés Paolo Farinella ha escrito: "La elección de Scola completa una lectura del pontificado en la cual ha muerto no solo la esperanza, sino también toda hipótesis de esperanza. El Papa ha consagrado a CL como el modelo de eclesialismo rampante que se mueve con soltura incluso en los negocios turbios de la Compagnia delle Opere, ese refugio de Satanás". A su juicio, "Scola devolverá a la laicista curia ambrosiana, abierta a la sociedad civil y al pluralismo, a una fase de obediencia ciega de memoria fascista". Y añade: "Mirada, corazón, riñones, hígado y entrañas serán dirigidos hacia Trento, o mejor más atrás".

      La ruptura, la forma en que el Papa ha desoído las sugerencias de Martini, de Tettamanzi y de muchos creyentes milaneses, tiene también su referencia política: el presidente de la región, Roberto Formigoni, memores domini de CL. El gobernador que aceptó colocar a la azafata Nicole Minetti (hoy acusada por los jueces de dirigir el harén de Arcore) como diputada regional suena como sucesor de Silvio Berlusconi al frente de la futura derecha italiana. Scola ha sido investido como posible papa por Ratzinger. Y CL ve mucho más cerca su soñado porvenir. Según Filippo di Giacomo, "Scola y Formigoni persiguen exclusivamente sus intereses personales y los del grupo que protegen y les protege. La llegada de Comunión y Liberación a San Pedro y a Palacio Chigi pone los pelos de punta. Pero ese es su proyecto".

      Farinella, el cura rojo de Génova, cierra así su elegía sobre la diócesis de San Ambrosio: "Qué pena ver las fotos de Scola brillando con sus puños dorados, con su reloj de oro, con su crucifijo de oro, con su manto rojo púrpura y su sombrero de tres picos, rigurosamente rojo. Me pregunto si alguien vestido así podría entrar en el cenáculo o pegaría mejor en la corte de Nabucodonosor, entre los sátrapas y los eunucos de corte".

      El oscuro discípulo del Papa · ELPAÍS.com

      01/05/2011

      Bispo da direita espanhola vai ao encontro do anjo… Lúcifer!

      Filed under: Ditadura,Opus Dei — Gilmar Crestani @ 9:43 am
      Tags:

      Lúcifer, sim, era um anjo. Anjo caído, mas ainda assim anjo…

      Muere el cardenal más feroz con Zapatero

      Agustín García-Gasco, arzobispo jubilado de Valencia, fallece de un infarto en Roma antes de la beatificación de Juan Pablo II

      MIQUEL ALBEROLA – Valencia – 01/05/2011

      El cardenal Agustín García-Gasco, arzobispo jubilado de Valencia, ha fallecido hoy en Roma a causa de un infarto, según han confirmado fuentes del Arzobispado de Valencia y del Gobierno valenciano. El purpurado, que se había desplazado a Roma para asistir hoy la beatificación del papa Juan Pablo II, se sintió mal pocos minutos antes de comenzar la ceremonia y fue trasladado al hospital San Carlos de Nancy, próximo al Vaticano, donde falleció a causa un infarto.

        García-Gasco (Corral de Almaguer, Toledo, 1931) ha mantenido un perfil político muy acentuado y ha sido uno de los más feroces azotes del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, quien lo llegó a señalar como uno de los principales responsables del envenenamiento de las relaciones entre la Iglesia católica y el Ejecutivo. Alzó su voz discrepante en asuntos como la interrupción del embarazo, el matrimonio homosexual, el divorcio exprés o la asignatura de Educación para la Ciudadanía.

        El 24 de julio de 1992 fue nombrado arzobispo de Valencia y al cumplir los 75 años, a comienzos de 2006, presentó su renuncia, aunque no dejaría el arzobispado hasta 2009. García-Gasco inició un armonioso, y fructífero, maridaje con el PP. Mantuvo una fluida relación con el entonces presidente de la Generalitat, Eduardo Zaplana, que se intensificó con su sucesor, Francisco Camps. La Generalitat impulsó en esos años la Universidad Católica de Valencia, concedió una emisora de televisión autonómica a la cadena del episcopado (Cope), y multiplicó sus ayudas a la Iglesia, que acumuló hasta el 85% de las subvenciones e inversiones de la Administración autonómica destinadas a patrimonio artístico.

        Con García-Gasco en el palacio arzobispal, la Generalitat se involucró en la organización y financiación de la visita del Papa a Valencia con motivo del V Encuentro Mundial de las Familias, en 2006, parte de cuya gestión está siendo investigada por los tribunales en el denominado ‘caso Gürtel’, ya que de los 14,5 millones de euros que Canal 9 adjudicó para cubrir ese acontecimiento, sin mediar concurso, más de la mitad fueron para una empresa tapadera de la trama Gürtel (Teconsa), un contrato por el que Francisco Correa obtuvo más de un millón en comisiones ilegales. El arzobispo y Camps utilizaron esta visita para echar un pulso al Gobierno central, tanto en el protocolo como en la difusión de la señal de televisión del acontecimiento, que concedieron a Canal 9 en detrimento de RTVE.

        El 24 de noviembre de 2007 García-Gasco fue nombrado cardenal por el papa Ratzinger. Entonces ya había anunciado un el proyecto que levantó una honda inquietud tanto en algunos círculos de la Iglesia, que consideraban a García-Gasco como "un hombre con una cierta mentalidad nacionalcatolicista", como en sectores progresistas de sociedad: la creación de la Iglesia de los Santos Mártires, para honrar la memoria de los beatos valencianos muertos en la Guerra Civil "por el odio a la fe". Su proyecto de despedida, que fue inaugurado por su sucesor Carlos Osoro, fue interpretado como un acto propio de la inmediata posguerra que no ayudaba a la concordia entre los bandos que libraron la contienda. El Ayuntamiento de Valencia lo nombró hijo adoptivo con la oposición del PSPV-PSOE, que consideró que el cardenal fomentaba "la división y la confrontación" con sus constantes ataques al Gobierno socialista, al que llegó a acusar de provocar "la disolución de la democracia y corroer los cimientos de la sociedad democrática".

        Muere el cardenal más feroz con Zapatero · ELPAÍS.com

        Próxima Página »

        Crie um website ou blog gratuito no WordPress.com.

        %d blogueiros gostam disto: