Ficha Corrida

21/04/2015

Tríplice coroa

No mesmo dia em que aparecem mais ligações entre o Grupo Clarín, o irmão siamês da Rede Globo em golpismo, ambos filiados à SIP, avó do Instituto Millenium, com o golpista argentino, Maurício Macri, o Aécio Neves portenho, mas com menos pó, também se desmancha o castelo de areia envolto no caso Nisman & CIA e fundos podres que haviam se unido para derrotar Cristina Kirchner.

O Grupo Clarín, assim como a Rede Globo, foi parceira da ditadura e com ela se locupletou, inclusive no roubo de bebês. A herdeira do Grupo Clarin, D. Hernestina Herrera de Noble, adotou dois bebês cujos pais foram sumidos, muito provavelmente nos voos da morte, quando aviões jogavam presos políticos sobre o delta do Rio Paraná. Agora, assim como a Globo foi pega em sonegação, por isso tenta de todas as formas derrubar Dilma e por isso novamente se une a golpistas, também o Grupo Clarín vê em Maurício Macri a salvação que a Ley de Médios lhe negou. Recentemente a Revista Veja tentou fazer uma dobradinha com o Grupo Clarín, provavelmente muito bem finanCIAdos, dizendo que o filho de Cristina Kirchner tinha conta no exterior. O banco apontado pela Veja negou. E a Veja? Só negou…

Outro ponta deste tridente de hoje foi a descoberta da participação Fondos Buites, fundos podres, na armação com o procurador Nisman, muito bem alimentado pela CIA, na morte do procurador para incriminar o governo argentino. Os EUA tentaram de todas as formas envolver o Irã, na busca da construção de uma justificativa para mais uma cavalgada insana em busca do petróleo iraniano. Um ex-diretor da entidade judaica, AMIA, “Jorge Elbaum, quien publicó el sábado pasado una columna en Página/12 en la que vinculó al fallecido fiscal Alberto Nisman con los fondos buitre y reveló el contenido de una serie de reuniones del magistrado con directivos de la DAIA, periodistas e intelectuales que buscaban presionar para que las entidades de la comunidad judía tomaran una postura contraria al Memorándum de Entendimiento con Irán.” O engraçado no imbróglio dos fundos podres é que eles investiam em papéis públicos argentinos que, por ter alto risco, davam muito ganho. Quando a Argentina quebrou, eles não quiseram quebrar. É o tal de investimento de risco sem risco. Do tipo descoberto na Operação Zelotes, cujas cabeças conhecidas são a RBS e Gerdau.

O terceiro elo foi justamente o enterro da denúncia de Nisman segundo a qual Cristina Kirchner era acusa de acobertar o Irã no atentado à AMIA. Todos os três textos reproduzidos abaixo.

Assim como nós sabemos quem finanCIA o MBL e o Fernando Gouveia, a Argentina também sabe quem sustenta Maurício Macri e o Grupo Clarín. Por traz de tudo, os sempre escusos interesses dos EUA, a terra do terrorismo de Estado.  

 

El muro que levantó el Grupo Clarín y que la Justicia mandó derribar.

Con una millonaria ayudita de los amigos

Con el pretexto de la “urgencia” para reacondicionar vagones del subte, el gobierno porteño le alquiló el galpón al Grupo Clarín por un millón y medio de dólares por año.

Por Werner Pertot

Además de rehusarse a demoler el muro construido junto a la planta de impresión del Grupo Clarín, el gobierno de Mauricio Macri le alquiló un galpón en ese mismo lugar al holding empresarial por un costo anual de un millón y medio de dólares. Para hacerlo, sortearon mecanismos de control con el pretexto de la urgencia de conseguir un lugar para los vagones de subte de la línea B que debían ser reacondicionados. “Estamos acostumbrados a los manejos desprolijos e irregulares de Sbase, pero en este caso particular, se revela la especial relación del gobierno de Macri con el Grupo Clarín”, señaló el auditor porteño Eduardo Epszteyn.

Se trata de la planta denunciada por los legisladores Aníbal Ibarra y María Elena Naddeo por construir un muro que impide el paso en una calle pública. Los dirigentes y un vecino presentaron un amparo, ya que el gobierno porteño se negaba a demoler el muro. En la causa judicial, la gestión PRO argumentó que no sabía si el muro existía, que no tenía conocimiento de quién lo construyó y otra serie de argumentos de antología. La jueza Lidia Lago los desarmó uno por uno en un fallo en el que le ordenó al gobierno de Macri que demuela el muro en un plazo de diez días. La procuración porteña apeló para evitar tener que demoler un muro que corta el acceso a una calle pública, que es utilizada por la planta de impresión del Grupo Clarín como estacionamiento privado y depósito.

El conductor Víctor Hugo Morales sufrió una agresión la semana pasada, cuando fue a tomar imágenes del muro para su programa Bajada de línea, donde se dieron los primeros detalles de la relación entre Sbase y el galpón del Grupo Clarín. Según pudo reconstruir el equipo del auditor Epszteyn, la procuración porteña emitió un dictamen a posteriori del alquiler de parte de un galpón de 7000 metros cuadrados en Agustín Magaldi 2139 por la bicoca de 115 mil dólares más IVA por mes. El contrato de alquiler fue firmado por Sbase, la empresa estatal de subtes que controla el macrismo, con un fideicomiso de nombre LOMA XXI, que comparte la dirección fiscal con el Grupo Clarín y con AGEA.

El lugar fue alquilado para recibir los vagones que llegaron de Madrid para la línea B. Curiosamente, pese a que el gobierno porteño sabía con anticipación de la llegada de estos vagones, la contratación del galpón se hizo utilizando un mecanismo previsto para casos de urgencia, que evitó el dictamen previo de la procuración.

En su dictamen posterior, la procuración –que conduce Julio Conte Grand, un funcionario designado por Macri– encontró que varias de las cláusulas del contrato “colisionan con lo dispuesto en el Reglamento de Contrataciones” de Sbase. No encontró probada la excepcionalidad para firmar ese contrato ni por qué se hizo en moneda extranjera. “Considero que deberá acompañarse de un informe técnico por el cual se deberá invocar y justificar debidamente las razones por las que motivaron y tornaron necesario tales apartamientos respecto del Reglamento de Contrataciones de Sbase, considerando que se trata de un mecanismo contractual de excepción”, le marcó la procuración porteña a Sbase. “La actuación de la procuración es pública –detalló Epszteyn–. Mi equipo la encontró, ya que tenemos como costumbre buscar toda información pública relacionada con un tema que se esté auditando. Y justamente estamos auditando a Sbase.”

La resolución 2124/14 de Sbase, firmada por su presidente Juan Pablo Piccardo –a la que accedió Página/12–, corrobora lo planteado por el equipo de Epszteyn: el contrato se firmó el 14 de agosto de 2014, tiene una duración de 36 meses, y un canon de 115.500 dólares por mes a partir del 1° de marzo de este año. Y la frutilla del postre: la inmobiliaria que hizo las averiguaciones para Sbase se llevó otros 173.250 dólares en comisiones.

Página/12 :: El país :: Con una millonaria ayudita de los amigos

 

EL PAIS › LA DAIA EMITIO UN COMUNICADO PARA RESPONDER A LA PRESIDENTA Y AL EX DIRECTOR JORGE ELBAUM

Los nexos entre la denuncia y los buitres

Antes de partir hacia Rusia, la Presidenta subió a las redes sociales su análisis sobre lo revelado.

La entidad judía buscó desmentir lo revelado por su ex director ejecutivo en un artículo publicado en Página/12 sobre las presiones para derogar el memorándum con Irán.

La DAIA le respondió a través de un comunicado a la presidenta Cristina Kirchner y al ex director ejecutivo de esa entidad Jorge Elbaum, quien publicó el sábado pasado una columna en Página/12 en la que vinculó al fallecido fiscal Alberto Nisman con los fondos buitre y reveló el contenido de una serie de reuniones del magistrado con directivos de la DAIA, periodistas e intelectuales que buscaban presionar para que las entidades de la comunidad judía tomaran una postura contraria al Memorándum de Entendimiento con Irán. La Presidenta retomó el artículo y consideró que se trata de un “modus operandi global”. La DAIA expresó su “consternación y preocupación” ante lo dicho por Elbaum y volvió a calificarlo de falso. El ex directivo ratificó sus dichos y replicó a la DAIA, a la que consideró “una institución muy poco representativa”.

“En la Argentina se intentó que el Congreso no aprobara el Memorándum de Entendimiento. Cualquier similitud no es mera coincidencia y mucho menos casualidad”, afirmó CFK en un texto que subió a su página web durante el fin de semana. “Estamos ante un modus operandi de carácter global que no sólo lesiona severamente las soberanías nacionales interfiriendo y coaccionando el funcionamiento de los distintos poderes de los Estados, sino que además genera operaciones políticas internacionales de cualquier tipo, forma y color”, advirtió.

Lo de modus operandi tenía que ver con un artículo aparecido en el diario israelí Haaretz que revelaba cómo lobbistas pro israelíes operaban en estos días para que sancionen una ley para revisar el acuerdo nuclear que Estados Unidos firmó con Irán.

La DAIA emitió un comunicado, firmado por su presidente, Julio Schlosser, y su secretario general, Jorge Knoblovits, en el que consideró: “La representación política de la comunidad judía argentina expresa su consternación y preocupación respecto de imputaciones formuladas por la máxima autoridad del país, lamentablemente basadas en declaraciones de un ex empleado de la DAIA y actual funcionario del gobierno argentino, plagada de falsedades y mentiras sobre supuestas confabulaciones internacionales de las cuales sería parte la entidad”.

La DAIA destacó en su comunicado de repudio que “reafirma su inclaudicable lucha por la verdad y la justicia en el caso del atentado terrorista del que fuera víctima el 18 de julio de 1994 con el terrible saldo de 85 personas asesinadas”. Indicó que su “único ámbito de actuación respecto de ese luctuoso hecho es el de los tribunales de justicia”.

Elbaum ratificó luego sus dichos y se refirió a la DAIA. “Es una institución específica que es muy poco representativa, donde votan 120 personas cada 3 años”, por lo que “ha construido simbólicamente una imagen de representatividad de la cual carece”. “Lo primero que debemos hacer desde el Estado, pero también desde los judíos, es poner en evidencia que ellos representan a una porción de derecha conservadora, aliada con los fondos buitre.”

En su artículo, Elbaum había relatado una serie de reuniones en las que Nisman les habría dicho que podía conseguir la ayuda de Paul Singer. También señaló la intervención del periodista José “Pepe” Eliaschev, del jurista Daniel Sabsay, del filósofo Santiago Kovadloff y de Marcos Aguinis para torcer la voluntad de la dirección de la DAIA en contra de la iniciativa del Gobierno. La Presidenta dijo haber leído tres veces el artículo, “algo que nunca hago”.

Página/12 :: El país :: Los nexos entre la denuncia y los buitres

 

EL PAIS › EL FISCAL DE CASACION JAVIER DE LUCA DESESTIMO LA DENUNCIA DE NISMAN CONTRA LA PRESIDENTA CRISTINA KIRCHNER

“No hay delito alguno, ni consumado ni tentado”

De Luca insistió en que no existe delito en lo denunciado. Sólo resta que la Cámara de Casación firme una resolución dejando en pie el desestimiento de primera instancia del juez Rafecas para que la denuncia de Nisman se archive.

El fiscal ante la Cámara de Casación, Javier De Luca, ayer, Por Raúl Kollmann e Irina Hauser

@El fiscal ante la Cámara de Casación, Javier De Luca, desistió ayer del recurso de Casación por la denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman contra la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, el canciller Héctor Timerman, el diputado Andrés Larroque y varios dirigentes sociales. De Luca tenía la obligación de fundamentar su desistimiento y lo hizo en un escrito de 27 páginas en los que afirma que en la denuncia de Nisman “por más que se recorran todas sus hipótesis una y otra vez, no se logra encontrar delito alguno a averiguar y demostrar”. De Luca sostiene que no existe delito en la firma del memorándum ni en la constitución de una Comisión de la Verdad, todo lo cual fue votado por el Congreso. “Sostener que firmar un tratado constituye un plan criminal es un absurdo desde el punto de vista jurídico. Las supuestas motivaciones, móviles o ultra-intenciones no son delito”, remata el fiscal. Tras la presentación del escrito de De Luca, la Sala I de la Cámara de Casación seguramente dirá que el recurso no fue sostenido, lo que deja firme el desestimiento original del juez Daniel Rafecas. Será el final de una denuncia que naufragó desde el principio (ver aparte).

Tratado

Aunque se pretenda descalificar a De Luca por su pertenencia a la agrupación Justicia Legítima, lo cierto es que el fiscal no sólo siguió los lineamientos del fallo de primera instancia de Rafecas y de dos de los tres jueces de Casación –Jorge Ballestero y Eduardo Freiler–, sino que convalidó los mismos argumentos que públicamente explicaron juristas de la talla de Raúl Zaffaroni, León Arslanian, Ricardo Gil Lavedra, Julio Maier o Luis Moreno Ocampo. Todos coincidieron en que en la denuncia de Nisman no existe delito o que tenía más de denuncia política que judicial.

El fiscal dice: “Véase que la conformación de una ‘Comisión de la Verdad’ y la notificación a Interpol de la celebración del acuerdo internacional están escritas en el mismo memorándum, totalmente a la vista, y fueron ratificados por el Congreso de la Nación. Es decir, nuestros legisladores, en el ejercicio de su potestad constitucional, dispusieron esas cláusulas. No queda resquicio alguno para operaciones encubiertas o la realización de móviles ocultos, porque está todo a la vista. Un tratado es equiparable a una ley. Fue votado por el Congreso. Es el soberano el que decide. Hay tratados que eximen de extradición, que modifican regímenes de excarcelaciones y todo ello está dentro de las facultades del Legislativo y el Ejecutivo, que luego promulga. No puede haber delito en eso”.

Interpol

Ya está demostrado que la Cancillería no pidió el levantamiento de las alertas rojas. Las pruebas exhibidas fueron categóricas: la carta a Interpol advirtiéndole que la firma del memorándum no cambiaba el status de las capturas; la respuesta de Interpol ratificando que no habría cambios; las declaraciones de Ronald Noble.

Sin embargo, De Luca resalta que ni el Ejecutivo ni el Legislativo argentino tenían facultades para incidir en el levantamiento de las órdenes de captura, incluso si se hubiera hecho alguna gestión. “No existe en Interpol el mecanismo de solicitudes u órdenes de los poderes ejecutivos –afirma De Luca–. No es un procedimiento reglado para bajar las alertas rojas. Ni Argentina ni Irán tienen capacidad legal de bajar alertas. Sólo los jueces son quienes pueden solicitar a Interpol las altas y las bajas de las capturas internacionales de personas imputadas de delitos, que dan lugar a un procedimiento reglado de Interpol. Los otros poderes de los respectivos Estados no tienen una competencia específica para incidir en el proceso interno de la Interpol al respecto, ni para darles el alta ni para darles la baja.”

AMIA

Hay un punto del dictamen de De Luca que va a uno de los meollos del memorándum. El fiscal explica que el tratado no detuvo nada de la causa judicial argentina, que siempre estuvo en las manos de un juez, Rodolfo Canicoba Corral, y delegada en un fiscal, Nisman. De Luca analiza que el expediente afrontaba un problema sin solución: los prófugos no podían ser indagados porque ni se presentaban voluntariamente ni podían ser aprehendidos. “No se podía avanzar –señala De Luca–. En ese contexto, se desprende de la simple lectura del memorándum que el acuerdo no pretende otra cosa que traer a derecho a esas personas para que declaren ante el juez de la causa. La historia judicial argentina está plagada de búsqueda de soluciones, porque no se trata de un conjunto de normas pétreas. Los poderes del Estado competentes buscan e instauran un mecanismo que destrabe una situación. Y la solución puede ser criticada por los políticos, la doctrina, las partes, pero es lo que pudieron y supieron concretar quienes dirigen las políticas exterior y criminal de la República.” Esto no significa –redondea De Luca– que el Ejecutivo o el Legislativo hayan entorpecido la causa judicial, que siempre estuvo a cargo de un magistrado. No se afectó el trámite judicial en la Argentina. Tampoco significó ayuda para los prófugos, no les facilitó la elusión de la Justicia.

Comisión

De Luca responde al argumento de que la creación de la Comisión de la Verdad, en el marco del Memorándum, sea una ayuda a los prófugos y, por lo tanto, un delito. “De la lectura misma del memorándum –dictamina De Luca– surge que el juez y el fiscal a cargo de la etapa de investigación no están obligados ni vinculados por las acciones y conclusiones de la llamada ‘Comisión de la Verdad’, de modo que no tiene efectos sobre el proceso porque siempre dependerán de la decisión autónoma que tomen los magistrados a cargo. La intervención de la Comisión no tiene mayor valor que el que pudieran tener las infinitas opiniones, estudios, investigaciones y conclusiones que sobre el atentado hubo desde el primer día. Y ello conduce a visibilizar que el Poder Ejecutivo y el Poder Legislativo, al concretar este acuerdo, con esa redacción, de ningún modo entorpecieron la marcha del proceso penal que, reitero, en nuestro país está a cargo de un magistrado que pertenece a otro poder del Estado.”

Delito

El fiscal de Casación, en su desistimiento del recurso, polemiza con lo que llama una falacia “consistente en sostener que la hipótesis del denunciante (Nisman) puede dar lugar a un delito o puede dar lugar a un no delito, lo cual demanda investigación para su dilucidación”. El fiscal rechaza ese proceder: “Si se reciben denuncias del tipo ‘en la casa de al lado se trafican estupefacientes’, o que ‘Fulano mató a Mengano’, o de un robo de una cartera, etcétera, debemos investigarlas porque se parte de la base de que traficar estupefacientes, matar a otro, o robar, son delitos. Pero si la denuncia consiste en tratar de probar si Fulano es infiel a su mujer porque tiene manceba, esa investigación está vedada porque el adulterio no es más delito en la Argentina. En este caso, como ya se dijo, el supuesto intento de hacer caer las alertas rojas y la creación de una comisión que opinaría sobre el caso, no pueden constituir la base de un delito, porque no son una ayuda para los prófugos y se inscriben en la competencia constitucional de los otros poderes del Estado”. Es decir que hubo un tratado y una ley, que –como señaló la Cámara Federal– pudo haberse considerado inconstitucional, pero no un delito.

Finalmente, el fiscal les responde a quienes dicen que hay que investigar e iniciar un proceso de recolección de pruebas. “Nuestra ley –remata De Luca– exige que lo que se denuncie e investigue sean hechos que constituyan delitos y no cualquier hecho de la vida. En este caso no estamos ante hechos que no se pudieran probar, sino que lo que se pretende probar son hechos que no podrían configurar un delito.”

Página/12 :: El país :: “No hay delito alguno, ni consumado ni tentado”

23/01/2015

21 anos depois, a maioridade golpista

IrãnAs teorias conspiratórias são tanto negadas como provadas. Estão aí para provar como os EUA usaram os nazistas sobreviventes para fortalecerem a CIA na América Latina. Basta assistir o documentário “Inimigo do meu inimigo”. Ou como Adolf Eichmann foi levado de Buenos Aires à Jerusalém. Ou de como um policial muçulmano guardava a sede do Chalie Hebdo quando terroristas o mataram e adentraram à sede perpetraram a morte dos demais. Tanto as mortes na França como a morte de Buenos Aires levam à famosa pergunta latina: “cui prodest?” A quem interessa? A quem beneficia? Não por acaso os afiliados da SIP, tanto na Argentina como no Brasil, se apressaram a involucrar Cristina Kirchner. As infiltrações inimigas existem pelo menos deste o primeiro grande embate entre Hititas e Egito (kadesh), passando pelos gregos, persas, romanos, até entre Cuba x EUA, vide Os últimos soldados da guerra fria… A indução de um fato que pode desencadear outro por vezes independe que um jornal publique falsa existência de armas de destruição em massa

O atentado de Paris está servindo para mais guerras contra países que professam a fé muçulmana. A morte em Buenos Aires, 21 anos depois do atentado a AMIA, interessa aos opositores ao atual governo bem como reacende a fagulha anti-Irã dos EUA. Ninguém pode ser tão ingênuo que não possa verificar que um atentado ocorrido durante o governo Carlos Menem, opositor ao atual governo, venha à público em ano de eleições. Há coincidências com a forma como ocorreu o julgamento da Ação 470 no Brasil, como cronograma casado com as eleições, numa dobradinha com veículos de tradição golpista, já que nasceram e cresceram com o golpe militar. Não por acaso há no Brasil um novo paralelismo entre a Operação Lava Jato e a os a$$oCIAdos do Instituto Millenium. Quando vazam informações que atingem partidos da base aliada dos grupos mafiomidiáticos, apenas abordam de forma passageira, sem incriminar. No entanto, quando vazam informações que atingem alguém com alguma ligação com o Governo ou com o PT, as manchetes saem iguaizinhas, como que forjadas numa mesma oficina. A demonização de uns anda em paralelelo com a beatificação de outros. Quando alguém admite, na maior desfaçatez, foi feito pra isso, sim ou, como fundamento da pena privativa de liberdade, a literatura jurídica me permite, é porque não se trata de decisão jurídica mas de exercício teleológico

Lá como cá, não há anjos. E mesmo que houvesse, não esqueçamos que Lúcifer também foi um anjo…

“La verdadera operación era la muerte”

A través de su segunda nota, la Presidenta afirmó que le “plantaron información falsa” al fiscal para que realice su denuncia y sugirió que el ex agente Stiuso le escribió la acusación. “Lo usaron vivo y después lo necesitaban muerto”, sostuvo.

Por Nicolás Lantos

La presidenta Cristina Fernández ratificó en una nueva carta, publicada a través de las redes sociales, su sospecha de que la muerte en circunstancias dudosas del fiscal Alberto Nisman, días después de haberla acusado de encabezar un plan para garantizar la impunidad de los sospechosos iraníes de haber participado en el atentado contra la AMIA, no fue por mano propia. La mandataria alude a una trama que involucra al ex agente de inteligencia Antonio Stiuso y que estaría vinculada con el encubrimiento del ataque terrorista, además de buscar hacer daño a la imagen interna y exterior del gobierno argentino mediante un “escándalo político y jurídico”. Además, destaca la debilidad de la evidencia presentada en su contra y asegura que la denuncia se derrumbó “como un castillo de naipes” no bien se hizo público su contenido completo.

“Hoy no tengo pruebas, pero tampoco tengo dudas. Había que traerlo (a Nisman) urgente al país para aprovechar el estrépito internacional”, manifestó CFK respecto del hombre que la investigaba y a quien ayer por primera vez menciona CFK con nombre y apellido: Stiuso, ex director de Operaciones y hombre fuerte de la Secretaría de Inteligencia (SI), desplazado en noviembre del año pasado del organismo en el que se desempeñaba desde 1972. Para ella, este espía recientemente exonerado se encuentra detrás no solamente de la sospechosa muerte de Nisman, horas antes de exponer su acusación ante el Congreso, sino de la misma denuncia que el fiscal había presentado seis días antes, apuntando contra la Presidenta y otras figuras vinculadas al gobierno por haber intentado, supuestamente, negociar con Irán la impunidad de los funcionarios de ese país investigados por el atentado.

“La denuncia del fiscal Nisman nunca fue en sí misma la verdadera operación contra el Gobierno. Se derrumbaba a poco de andar. Nisman no lo sabía y probablemente no lo supo nunca. La verdadera operación contra el Gobierno era la muerte del fiscal después de acusar a la Presidenta, a su Canciller y al Secretario General de La Cámpora de ser encubridores de los iraníes acusados por el atentado terrorista a la AMIA”, sostuvo Fernández de Kirchner en su carta, donde destaca llamativos puntos de contacto entre el armado de la denuncia y las maniobras con las que se encubrió ese ataque en los primeros años posteriores a la voladura de la sede de la mutual judía: “Al informe de Nisman le ‘plantaron’ información falsa. Casi una réplica de lo que me tocó ver en la comisión que seguía la investigación de la causa principal”, aseguró.

Stiuso

El hombre que une los puntos es Stiuso, alias “Jaime”, alias “Stiller”, activo en la SIDE desde hace más de cuarenta años y hombre fuerte de “La Casa” por lo menos durante la mitad de ese período. Como Director de Operaciones estaba a cargo de “la ojota”, u oficina de escuchas judiciales (y eventualmente parajudiciales) de la central de Inteligencia, y desde allí extendía su influencia. Nexo con los servicios extranjeros en la investigación de la AMIA, fue el encargado de instalar, a pedido de Estados Unidos e Israel, la pista iraní como rumbo excluyente de la pesquisa. Las diferencias entre “Jaime” y la Casa Rosada eran añejas pero estallaron en noviembre, cuando la Presidenta decidió descabezar la SI y pasarlo a retiro.

Las pistas falsas que Stiuso “plantó” en la investigación de Nisman, según Fernández de Kirchner, son las de los dos “presuntos agentes de Inteligencia” que el fiscal identificó en el informe como “miembros de una ‘SIDE paralela’” que funcionaba “en conexión ‘directa’ con la Presidenta, es decir, salteando a “Stiller”. Se trata de Ramón Allan Héctor Bogado y el ex juez Héctor Yrimia, que, según información desclasificada esta semana por orden de CFK, “NUNCA habían pertenecido a la Secretaría de Inteligencia, bajo ningún carácter” (la mayúscula corresponde al comunicado de la Presidenta).

En la carta, recuerda que incluso “con fecha 12 de noviembre de 2014, la Secretaría de Inteligencia denunció criminalmente al Sr. Bogado por la posible comisión del delito de ‘tráfico de influencias’, ya que se presentaba ante funcionarios de Aduana como personal de Inteligencia” y que “el 7 de agosto de 2013 se recibió en la Secretaría de Inteligencia un oficio librado por el Tribunal Oral en lo Criminal N 1 en una causa por el delito de ‘extorsión’ en el cual se solicitaba saber si Ramón Allan Bogado prestaba servicios en dicha dependencia”, lo que también se respondió de forma negativa. “Dichas actuaciones tuvieron lugar antes de que asumieran las actuales autoridades de la Secretaría y quien puso en conocimiento de las mismas a sus superiores fue precisamente el entonces Director General de Operaciones, Ing. Antonio Horacio Stiuso”, agrega CFK.

En ese punto, la Presidenta trae a cuento unas declaraciones de Nisman realizadas la semana pasada, luego de presentar su denuncia. Allí el fiscal aseguró que Stiuso era quien le proveía de la información con la que confeccionó el informe. “Si Stiuso era el que le daba toda la información que Nisman pedía y tenía, es más que evidente que fue el propio Stiuso el que le dijo (¿o le escribió?) que Bogado e Yrimia eran agentes de Inteligencia. ¿Es posible que se haya olvidado que él mismo lo había denunciado en noviembre del año pasado y se había iniciado causa judicial? Y si se había olvidado un hombre tan memorioso ¿no consultó con la oficina de Recursos Humanos?”, agregó, antes de recordar que el juez de la causa AMIA, Rodolfo Canicoba Corral, manifestó que “en lugar de colaborar” Stiuso “terminó dirigiendo la investigación”.

Castillo de naipes

En otro fragmento de su mensaje, la Presidenta destaca la forma que eligió el diario Buenos Aires Herald respecto del texto completo de la denuncia, difundido anteayer: “Nada nuevo”, tituló el matutino en lengua inglesa para graficar las serias fallas de las que adolece la imputación, cuya falta de pruebas fue incluso destacada por la jueza María Servini de Cubría, la primera en recibir la denuncia de casi 300 fojas, pero sin evidencias. También destacó “el análisis de Horacio Verbitsky, “Alerta roja”, publicado en Página/12, o el de Raúl Kollmann en el mismo diario, páginas 2 y 3… pero ya saben, no faltarían quienes los impugnaran pese a ser ambos periodistas quienes han analizado y seguido el caso AMIA desde sus orígenes. Incluso Horacio Verbitsky preside el CELS, que representa familiares de víctimas del atentado que integran el colectivo Memoria Activa”. Para CFK, el Herald, junto con Página/12 y otros medios “derribaron como un castillo de naipes lo que fue presentado como ‘la denuncia del siglo’, que demostraría nada más ni nada menos que la complicidad de la Presidenta de la República, de su Canciller, y del Secretario General de La Cámpora, en el encubrimiento de los iraníes acusados de haber participado en el atentado a la AMIA hace 21 años”.

Para Fernández de Kirchner “todo” lo que le imputaba Nisman “es falso”: así, “los agentes no son agentes”; “Interpol, en la persona de su ex jefe Ronald Noble, demolió la acusación sobre las alertas rojas afirmando que lo que decía Nisman era falso”; “el comercio con Irán decrece en vez de aumentar luego del Memorándum”; “el Gobierno nunca compró petróleo a Irán”; y “los que venden granos no son ni la Presidenta, ni el Canciller, ni el Secretario General de La Cámpora, sino en forma privada y sin intervención del Estado, entre otras, las firmas: Bunge, Cargill, Nidera, Oleaginosa Moreno de la firma suiza Glencore, Aceitera General Deheza, Molinos Río de La Plata, Vicentin, e inclusive el Sr. Jorge Aranda, directivo de Clarín, quien triangula operaciones de venta de arroz a Irán a través de la firma Molinos Libres SA”, empresas que, destaca, “no son precisamente ‘amigos’ del Gobierno, como gusta adjetivar Clarín a algunos que no responden a sus directivas o invitaciones”.

Además, involucra en la trama al PRO: “El supuesto agente iraní Jorge Alejandro Khalil”, aparente vínculo del gobierno nacional con Irán en la trama relatada por Nisman, “aparece asociado comercialmente a su hermano Alberto Amado Edgardo Khalil, quien se desempeñó como Director General de Asuntos Jurídicos de la Legislatura porteña”, cargo al que renunció “8 días después del procesamiento y dictado de prisión efectiva al ex Jefe de la Policía Metropolitana Jorge ‘el fino’ Palacios por espionaje telefónico, entre otras personas, a familiares de víctimas de la causa AMIA”, recuerda. “Resulta extraño –agrega– que quien profesa con tanto fervor la fe islámica, lo cual merece mi mayor respeto, y es incondicional defensor de la República Islámica de Irán, algo completamente legal en Argentina, se asocie con dirigentes de un partido manifiestamente anti-iraní. Porque si bien los parientes no se eligen, los socios comerciales sí.”

Nuevos interrogantes

Para la Presidenta, “la acusación de Nisman no sólo se derrumba, sino que constituye un verdadero escándalo político y jurídico” en el que “el estrépito de la denuncia, aún sin pruebas ni sustento, plagada de información ‘plantada’, quedaba sepultada por la muerte del fiscal”, pocos días después de que el ataque terrorista en París del 7 de enero sacudiera a la opinión pública mundial. “Al fiscal Nisman no lo hacen volver sólo para denunciar algo que sabían no tenía sustento y que no podía perdurar –señala–. Lo usaron vivo y después lo necesitaban muerto. Así de triste y terrible.” En ese sentido, agrega, “Nisman mismo expresa en su chat cuando dice que no lo imaginaba tan pronto refiriéndose a lo que venía a hacer en su retorno imprevisto. Lo que nunca pudo imaginar es que el tiempo no solamente había comenzado a correr para la ‘denuncia del siglo’, sino también para su propia vida”.

En ese contexto, Fernández de Kirchner se pregunta si “tal vez lo hicieron venir por lo ocurrido en Francia” o tal vez la denuncia, “pensada para la campaña presidencial (…) se adelantó por los cambios efectuados en la Secretaría de Inteligencia”. La pregunta que ronda en la mente de la mandataria es “por qué se iba a suicidar” el fiscal, reforzando la idea que ya había dejado caer en su primera carta publicada luego de conocerse la noticia, en la que hablaba de un “caso de ¿suicidio?”, colocando esa palabra entre signos de pregunta.

También, dice que es “por lo menos raro” que haya utilizado el arma que le había proporcionado un día antes su colaborador Diego Lagomarsino, y pidió “que se le otorgue mucha protección”, así como “que se ordenen sumarios e investigaciones lo más rápidamente posible sobre la propia custodia del fiscal Nisman” para saber “si informaron inmediatamente de descubierto el hecho al 911 o a sus superiores” y “cómo se permitió el ingreso al lugar donde estaba el cuerpo del fiscal Nisman a un médico privado de una obra social antes de dar cuenta al juez, a sus superiores, a los forenses”.

La segunda carta de la Presidenta despertó críticas de la oposición, quienes la acusaron de haber dado un “sorpresivo giro” por dudar ahora de que la muerte de Nisman se haya tratado de un suicidio, reiterando un argumento con origen en los medios de comunicación opositores y que no se condice con el texto de la primera carta, en el que ella ya expresaba sus dudas. Desde el gobierno nacional ratifican que “no hubo ningún cambio” en la postura oficial con respecto al caso. “Es una situación sensible y antes de sacar conclusiones esperamos que la fiscal y la jueza estén a la altura de las circunstancias y actúen de la mejor forma posible –manifestaron desde Casa Rosada ante la consulta de este diario–. La postura de Cristina siempre fue la misma, no cambió: es un caso que despierta muchas dudas, tal como dijo en su comunicado.”

Página/12 :: El país :: “La verdadera operación era la muerte”

18/07/2012

AMIA, 18 anos

Filed under: AMIA,Terrorismo — Gilmar Crestani @ 8:23 am

El 18 de julio de 1994 a las 9.53 una bomba destruyó la AMIA, mató a 85 personas y dejó más de 300 heridos.

Imagen: Télam

SUBNOTAS

EL PAIS › SE CUMPLE HOY UN NUEVO ANIVERSARIO DEL ATENTADO A LA MUTUAL DE LA COMUNIDAD JUDIA

Un acto sin las palabras de los familiares

El único orador del acto central convocado para las 9.30, cuando se cumplan exactamente 18 años del atentado, será el presidente de AMIA, Guillermo Borger. Se repartirá un Pan de la Memoria. La consigna es “Recordar también es una necesidad básica. Alimentemos la memoria”.

Por Raúl Kollmann

Hoy a la mañana, cuando el reloj marque las 9.53, se cumplirán 18 años del atentado contra la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), sede central de la comunidad judía en Buenos Aires. Como todos los años, frente al predio de Pasteur 633 se concretará, a la hora del ataque, el acto central en recuerdo de las 85 víctimas y a la vez de exigencia de justicia, ya que el caso está lejos del esclarecimiento. Por primera vez desde el atentado no habrá ningún familiar de las víctimas en la lista de oradores. Las autoridades de la AMIA vetaron a Olga Degtiar, de Familiares y Amigos de las Víctimas, porque en el discurso del año pasado hubo duras acusaciones contra Jorge “el Fino” Palacios, quien fuera jefe de la Unidad Antiterrorista de la Policía Federal y hoy está procesado por el desvío de la investigación del ataque. En 2011 pretendía ser designado jefe de la Metropolitana por el jefe de Gobierno, Mauricio Macri, quien también fue cuestionado por los familiares. En el acto de hoy, seguramente los reclamos apuntarán a Irán, ya que funcionarios de ese país son considerados los autores intelectuales por la investigación oficial. La agrupación Memoria Activa realizó su homenaje a las víctimas ayer con fuertes críticas a la dirigencia institucional de la comunidad judía (ver aparte).

El único orador del acto convocado para las 9.30 será el presidente de AMIA, Guillermo Borger. Previamente, un grupo de 18 jóvenes de 18 años leerán mensajes alusivos. Lo llamativo de la concentración de hoy es que se repartirá un Pan de la Memoria, elaborado por el chef Tomás Kalika, con ingredientes que ayudan a la memoria como el jengibre y las almendras. La consigna es “Recordar también es una necesidad básica. Alimentemos la memoria”. También se distribuyeron pelotitas antiestrés con la frase No contengas la bronca, exigí justicia. Casi todas las agrupaciones de familiares de las víctimas cuestionaron estas iniciativas considerándolas marketineras y tendientes a realizar un acto light, no de protesta.

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner no estará presente porque viajó a Bolivia, pero estará representada por el jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina; el ministro de Justicia, Julio Alak; la ministra de Seguridad, Nilda Garré, y el ministro de Educación, Alberto Sileoni. Por parte del Gobierno de la Ciudad, estará la vicejefa de Gobierno, María Eugenia Vidal, y el vicepresidente de la Legislatura, Cristian Ritondo.

El hecho inédito será la ausencia de un orador en representación de los familiares y amigos de las víctimas. Ayer, a 24 horas del acto, la agrupación Familiares emitió un comunicado con el título “Hoy nos censuran ¿ustedes saben por qué?” (ver aparte). El rabino Samuel Levin, líder ortodoxo del sector que hoy encabeza la AMIA, fue contundente hace unos días cuando dijo; “Este año, el acto será sin familiares institucionalizados, porque no queremos conflictos y no queremos discursos que tengan razones particulares”. La represalia tiene que ver con las frases pronunciadas el año pasado por Sergio Burstein, de Familiares, quien criticó al Fino Palacios, a Macri y al rabino Sergio Bergman.

Lo asombroso es que hace 60 días la propia AMIA convocó a un encuentro de familiares en el que hubo algunos que no integran ninguna agrupación y otros que revistan en Familiares. Allí se les pidió que lograran consenso sobre un texto, algo que efectivamente consiguieron. Luego se acordó una oradora, Olga Degtiar, que sí integra Familiares. Pero la mujer –que nunca habló en los actos de estos 18 años y que perdió a su hijo en el atentado–, fue vetada por la dirigencia, pese a que sólo leería un discurso ya consensuado entre los familiares convocados por la propia AMIA.

El resto de las agrupaciones de familiares ya hace años que no participa de los actos convocados por la dirigencia. Memoria Activa realizó anoche su convocatoria y Apemia convocó para hoy a las 18 una conferencia de prensa en el Hotel Bauen junto al Encuentro Memoria Verdad y Justicia.

En el plano judicial, el caso AMIA se ventila actualmente por tres andariveles distintos:

– Habrá un juicio con el ex armador de autos truchos, Carlos Telleldín, como acusado. El cargo sería cómplice del atentado. Es que la Corte Suprema anuló la absolución que le dictaron en el anterior juicio oral y será juzgado nuevamente.

– El juicio por desviar la investigación, en el que están imputados el ex presidente Carlos Menem, el ex juez Juan José Galeano, los fiscales, varios integrantes de la SIDE, el Fino Palacios y el ex titular de la DAIA, Rubén Beraja.

– El proceso contra los funcionarios iraníes a los que la Justicia argentina considera autores intelectuales de los atentados. Cinco de ellos están con alerta roja de detención de Interpol.

Por último, circula la versión de que el fiscal especial del caso AMIA, Alberto Nisman, daría a conocer nuevas evidencias en los próximos meses.

raulkollmann@hotmail.com

Página/12 :: El país :: Un acto sin las palabras de los familiares

Blog no WordPress.com.

%d blogueiros gostam disto: