Ficha Corrida

06/06/2013

Energia alternativa contra o apagão

Filed under: Sexualidade — Gilmar Crestani @ 9:31 am
Tags:

 

Apuntes científicos desde el MIT

Este Blog empezó gracias a una beca para periodistas científicos en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) en Boston, donde pasé un año aprendiendo ciencia con el objetivo de contarla después. Ahora continúa desde Nueva York buscando reflexiones científicas en otras instituciones, laboratorios, conferencias, y conversando con cualquier investigador que se preste a compartir su conocimiento.

Mente fría genitales calientes

Por: Pere Estupinya | 06 de junio de 2013

Fotopletism kinsey

La investigadora Kathryn Macapagal mostrando el fotopletismógrafo vaginal con el que mide la excitación de los genitales femeninos (Imagen: P. Estupinyà. Kinsey Institute – Indiana University)

Lo que en su mano derecha sostiene Kathryn Macapagal es una especie de tampón que introducido en la vagina de las voluntarias de sus estudios, emite un pulso de luz que rebota en las paredes vaginales y es recogido por una camarita que el mismo tampón lleva en su interior. Así detecta si la irrigación sanguínea de los genitales aumenta cuando les muestra un tipo de imágenes u otras, en diferentes condiciones, o ante las circunstancias más inverosímiles que te puedas imaginar. Medir, comparar y testar hipótesis es básico para el proceso científico.

FotopletismSeguro pensarás: ¿y no puede preguntarles y ya está? Pues no. En ocasiones tus genitales no dicen lo mismo que tu mente. De hecho este es uno de los últimos descubrimientos/confirmaciones en fisiología de la sexualidad, sobre todo a partir del trabajo y metanálisis de Meredith Chivers en “sexual concordance” (concordancia sexual): en ocasiones puedes tener la mente fría y no sentirte subjetivamente excitada, pero estar los genitales lubricados, irrigados y más sensibles.

Kathryn puede mostrar una escena lésbica o una práctica sexual que genera rechazo, la voluntaria decir no sentir deseo subjetivo alguno, pero sus genitales estimularse por instrucciones de su inconsciente. También te puede mostrar diferentes hombres y que tu mente y tus genitales no estén de acuerdo con “quien les gusta más”. O haberte pedido que bebas alcohol antes del experimento y declarar que subjetivamente te sientes más excitada, pero tu vagina no haberse enterado. Y es más: algunas mujeres pueden identificar mejor su excitación física pero otras no percatarse de que sus genitales han reaccionado. De nuevo, a esta conexión entre deseo subjetivo y excitación física lo que llaman “sexual concordance”, y lo que están viendo es que algunas mujeres tienen mucha y otras poca. Obvio que debes hacer caso a tu mente y a lo que tú decidas, no a tus genitales. Desde luego. Pero también es bueno conocerlos a “ellos” (o a tu inconsciente).

En los hombres identificar cuando estamos físicamente excitados es más sencillo porque la erección resulta bastante bien obvia, pero tampoco tenemos tan claro como nos pensamos qué puede hacer reaccionar a nuestros genitales y qué no.

Pere penile pletism 3

Aquí estoy yo con cara de susto (fijaos en el diámetro de la anillita) en el laboratorio se fisiología sexual masculina de Erick Janssen en el Kinsey Institute. Lo que tengo por el momento en mis manos es un pletismógrafo de pene formado por una “anillita”, que colocada en el miembro viril y conectada a un aparato electrónico es capaz de distinguir los más ligeros cambios de tamaño del pene. El tipo de experimentos son similares: mostrar diferentes imágenes a ver qué ocurre, variar escenas y circunstancias, comparar con personas con problemas… claro que mentalmente puedes frenar o potenciar la respuesta física, pero no del todo. De hecho esto también se estudia, mostrando a voluntarios imágenes y pidiéndoles que se intenten excitar o inhibir. En ocasiones se observan efectos contradictorios, como que intentar inhibir puede excitar más. Incluso se ha utilizado para identificar posibles deseos pedófilos. No sólo en sexo, uno puede decidir lo que hace, pero no lo que siente.

Otro efecto interesante es que, más en los hombres pero también en mujeres, una erección/lubricación imprevista puede desembocar en deseo. En el fondo esto responde al cambio conceptual que supuso pasar del modelo lineal de respuesta sexual planteada por Masters & Johnson en los 70 (ampliada por Helen Kaplan con la fase de deseo) en la que primero había una excitación mental y luego física, al modelo circular propuesto en 2001 por Rosemary Basson según el cual en ocasiones puede haber una excitación física espontánea y eso generar deseo mental. En hombres es más obvio, pero cuando hacen encuestas con mujeres, aproximadamente la mitad de las mujeres se sienten identificadas sólo con el modelo lineal, y la otra mitad con ambos.

Biniks lab

Quizás estás pensando que estos métodos de medir excitación sexual son muy rudimentarios. Sí lo son. En el Kinsey están testando un aparato para medir la excitación del clítoris, y aquí me tenéis en el laboratorio de Irv Binik en La Mc Gill University de Montreal, con una cámara de infrarrojos apuntando a mis partes íntimas mientras por las gafas pasaban imágenes que nunca confesaré. Binik defiende que es un método mucho menos intrusivo y sensible.

Admito que esto no es rocket science y puede no pasar de lo anecdótico. Pero fijaros en esta aplicación que me contaron el pasado junio durante mi visita a una clínica de sexualidad masculina en NY. Allí el Dr. Michael Werner me explicó que cuando aparece un hombre joven con problemas de erección, mediante una entrevista inicial suele ser fácil identificar si se trata de algún bloqueo mental o ansiedad (performance anxiety), o hay causas físicas ocultas. Pero cuando hay dudas, le envían a casa con el RigidScan de la imagen.

RigiscanEl paciente debe atar el RigiScan a su pierna y poner la anillita en su pene durante tres noches seguidas, y dejar que el aparatito vaya registrando los cambios de tamaño. En principio un individuo sano debe pasar como mínimo tres momentos de sueño profundo en los que el sistema nervioso simpático está totalmente inhibido y tenga un muy notable engrandecimiento del pene (o erección completa). Si a los tres días regresa a la clínica y ven que no se ha movido, es que realmente hay algún problema físico. Pero si ha habido erecciones nocturnas, el gatillazo tiene un origen en la mente y no las arterias.

Me apetecía explicaros cómo los investigadores miden la excitación genital. Lo comenté anoche entre amigos y a todos les pareció curioso. De verdad; hay tantas curiosidades e historias interesantes en la investigación científica del sexo como en los libros eróticos. O más. Y reflexiones mucho más serias, desde luego. Si quisierais descubrir algunas, estaré este fin de semana en las casetas de la feria del libro de Madrid. Pasad a saludar! ;)

**Screen Shot 2013-04-13 at 4.47.21 PM******

Contacto: pere@mit.edu / Twitter: @Perestupinya / Facebook Group

Web: www.pereestupinya.com / www.elladrondecerebros.com

Mente fría genitales calientes >> Apuntes científicos desde el MIT >> Blogs EL PAÍS

Sobre el autor

Pere Estupinya

Deixe um comentário »

Nenhum comentário ainda.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair /  Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair /  Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair /  Alterar )

Conectando a %s

Crie um website ou blog gratuito no WordPress.com.

%d blogueiros gostam disto: